No recuerdo un momento tan crítico, a salvo el 23-F, como el que vive nuestra democracia. ¡Un presidente del Gobierno a los pies de los caballos, acusado de plagiario y rehén de su propia desmesura! Difícil va a resultar escapar de este garlito, sobre el que gravita, por si algo faltaba, la sedición latente en Cataluña, el cuestionamiento del jefe de la leal (¿¡) Oposición, las corrupciones por doquier y la creciente crisis de unas autonomías incapaces de autocontrolarse con cordura. Y en Andalucía, como banda sonora, el ruido de fondo de unos interventores del Estado que denuncian el disparate de los ERE hasta decir que la Junta desorientó al Parlamento al presentarle para su aprobación unos Presupuestos “elaborados fraudulentamente” (sic). Todo es empeorable, por supuesto, pero esta vez va a resultar difícil lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.