De creer al ruido de la calle, nos sobrarían los millones: el millón que va al Rocío, el que visita la Feria sevillana, el millón de parados que llegamos a padecer… Pero hay un millón, del que acaba de alertarnos Cáritas, por encima de todos los demás: el millón de andaluces que viven en la pobreza y a los que una nueva crisis económica como la que se viene anunciando dejaría por completo a la intemperie. El informe que en estas páginas publicaba ayer Juanjo Borrero resultaba conmovedor: la pobreza (creo que ahora debe decirse “la exclusión social”) no se encuentra hoy sólo en la Andalucía marginal sino que se ha vuelto invisible en los “barrios en buenas condiciones”, en los que el vecino disimula como el hidalgo cervantino o finge humillado como los personajes de Galdós. ¡Un millón de andaluces en la ruina, es decir, uno de cada ocho, más o menos! La verdad, no puede decirse que medio siglo de autonomía y autocomplacencia nos hayan servido de mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.