La tumba del “régimen” va a ser, con toda probabilidad, el descubierto negocio de las prejubilaciones falsas. No pasa día sin novedad sobre esa saga increíble en la que van apareciendo madres, suegras, vecinos y amigos, aparte de algún “conseguidor”, prejubilados por la Junta fraudulentamente y en las más absoluta oscuridad, a pesar de que esté todavía por explorar el grueso de los expedientes tramitados bajo esta sombra protectora. Nunca la autonomía sirvió para organizar un fraude de proporciones tan descomunales ni circunstancias tan indecentes. El error y la culpa de Griñán están en no haber sabido valorar a tiempo la gravedad de un chanchullo que, desde luego, no ha podido escapar al electorado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.