¿Recuerdan el chistecillo de la madre del soldado que marcaba mal el paso? Pues compárenlo con la propuesta de esa consejera de Hacienda que pide al Estado que “compense” a nuestra gastosa autonomía a cambio de renunciar ésta al zarpazo del impuesto sobre la herencia, con el que sólo Andalucía y Asturias afligen ya a sus contribuyentes. Nada de reducir el gasto, ¡eso nunca! Si quieren gravar menos al peatón que lo pague Madrid, como si el dinero del Estado no fuera el mismo en una caja que en otra. Ni siquiera se considera la posibilidad de que haya comunidades más ahorrativas y mejor administradas que otras, por más patente que esté el festín autonómico andaluz. La distancia entre la Junta y los administrados es, como se ve, insalvable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.