La Junta de Andalucía ha exigido a Balboa, la empresa responsable del oleoducto que atravesará la provincia, garantías de que no habrá vertidos. Pero, bueno, ¿es que no es habitual ese requerimiento básico, es posible que en el propio proyecto no vaya garantizado algo tan elemental? Como requisito para la aprobación medioambiental, pide también la Junta que se impermeabilice todo el recorrido y, en especial, los pasos sobre corrientes fluviales, lo que permite pensar que en ese proyecto tampoco se ofrecía esta garantía elemental. Y un estudio de contaminación acústica para remate, pero no se hagan ilusiones porque todo este papeleo no es más que un paripé para adecentar la decisión tomada por las bravas y públicamente por el propio ZP. Habrá oleoducto, ya lo veremos. Los compromisos están para cumplirlos y más los de los amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.