Si he de decirles mi verdad, vaya por delante que no me determino a creer que el Gobierno –su ministerio de cómo se llame ahora lo que antes fue Agricultura– haya dado esa orden de que se hacen lenguas estos días los críticos atentos, en virtud de la cual los guardas del Palacio de las Marismillas, en el Coto de Doñana, habrían sido conminados a largarse del paraíso con bártulos y todo. No me olvido de que ese paraíso, al menos desde Felipe IV, ha sido explicablemente residencia de próceres, ni del hecho, sin duda menor, de que en tiempos de González, se acotara la playa reservando en exclusiva para la insigne familia presidencial y las voraces gaviotas, la soledad sonora del predio ribereño, providencia explicada entonces en función de la seguridad. El “coto” fue siempre lugar de privilegio y no veo por qué no iba a serlo ahora por más que los espíritus estrechos se encocoren reclamando una igualdad que nunca existió y los contables más exigentes pretendan que esas vacaciones pagadas que los próceres reciben deberían figurar en su declaración de la renta como graves percepciones en especie. Ahora bien, de ahí a aceptar que ZP consiente o, quien sabe, impone, que se despeje el Palacio completo, los guardas y sus familias incluidos, va un trecho largo que costaría entender incluso después de haber visto lo que llevamos visto, que no es poco, incluso en plena crisis. Porque, vamos, ver, ¿puede creerse en serio que es precisamente ahora cuando resulta necesario hacer obras en el Palacio, en pleno verano, y con la insigne familia alojada entre sus cuatro paredes? ¿No será que se ha decidido ampliar la sede o, sencillamente, que los privilegiados quieren extremar la exclusividad que la presencia, siquiera relativa, de esas familias menestrales pudieran turbar? Un paraíso es un paraíso, que coños, y en Doñana o Bora Bora un guarda, la mujer del guarda, los niños del guarda y, eventualmente, la cuñada del guarda, no cabe duda de que pueden quebrar la anhelada paz con su mera presencia. ¿Que no? Pues ya verán como esos desahuciados no vuelven ya al paraíso ni por asomo.

 

Alguien debería recordar el hecho ahora que se cumplen 130 años de una fundación del PSOE en la que, si junto a los honrados burgueses había orfebres, remendones y tipógrafos, la verdad es que no figuraba ningún guarda. Aunque sólo sea para mostrar la caricatura a que ha quedado reducida la utopía. Hoy no se viaja a pie, como tuvo que hacer Iglesias, sino en avión privado y con dieta, lógica en la que encaja a la perfección desahuciar a los guardas de Palacio para que el paraíso resulte perfecto. El proletariado es para las elecciones, no para el veraneo del líder.

9 Comentarios

  1. Si llegan ustedes a demostrar que esa noticia es cierta sería como para que se le diera máxima difusión. Y no dudo que es cierto cuanto dicen , porque he visto publicado el «oficio» o lo que enm que la antigua Agricultura ordena el desalojo. Los pobres son una cosa muy molesta, incluco para un tieso de familia, más rojo que nadie. Al parecer…

  2. Los blogueros fuera, por el calor. No mecere comentario esa mezquindad. A eso le llaman en Huleva el «socialismo de la hoz y el Martini».

  3. Conocí Doñana, como el anfitrión de este amable rincón, desde mi niñez en tierras onubenses, donde mi padre desempeñaba un cargo de relieve. Por tanto sé que el Coto fue siempre un lugar privilegiado, un huerto sin vallar para los señoritos de toda la comarca y región, incluidos los que no foirmaban parte del aquel otro Régimen. Pero debo decir dos cosas, que jagm puede certificar: 1ª, que entonces los furtivos menores y más chicos tenbían igualmente más o menos expedito el acceso al Paraíso (5 duros al guarda o una tarjeta del Gobernador: mano de santo), y 2ª cosa: que a ninguno de aquellos importantes se le pasó pro la cabeza retaurar palaciegamente las dependencias del enorme latifundio (que era privado en su mayor parte, claro) para disfrutarlas con sus familias. Ningún ministro, ningún Gobernador, ningún alcalde garnde o pequeño…, fue nunca huésped de Doñana. Ha tenido que venir la falsa «Izquierda Obreara» –la mayor estafa de nuestra historia política– para que eso ocurra. Y un radical, el más radical de todos (ja, ja) para que se decida alejar a los guardas y sus familias (¡siglo y medio sin interrupción en el oficio y en las casas) sean alejados con objeto de no molestar a los «señores». Menos mal que se trata de un insignificante personaje de una modesta León, porque si nos toca uno de gran familia se levanta una pirámide entre los lucios.

  4. Me muero la lengua muchos días por no hacer el cenizo pero lo de hoy es demasiado. Espero que cosas como ésta acaben de abrir los ojos a mucho ignorante abducido por la propaganda y la herencia mental de la dictadura.

  5. Yo no me extraño para nada de una actitud semejante. He visto demasiado ya en este partido-empresa, en estos aprovechados que hablkan de Gürtel «sub iudice» a pesar de que ellos están condenados hace años en sentencia firme por el atraco de Filesa. Coches de alta gama, vuelos en «gran clase», viajes al fin del mundo. El alcalde de Sevilla manda su coche a Barcelona para que lo espere en el aeropuerto para llevarle al hotel. González, efectivamente, se hacía reservar la playa en exclusiva. Guerra cogía un avión del Ejército para voilver de vacaciones burlando la cola de ciudadanos o ponía el chiringuito de su Hermano en Sevilla. No veo que tiene de particular que uno de ellos acabe echando a los guardas para estar más tranquilo. La propiedad compartida es menios propiedad.

  6. Firmo debajo de lo que ha escrito el señor de antes, y lo hago con pena porque soy uno de los defraudados. De los mde antes, por otra parte, no de los después. El zapatero-zerolismo nada tiene que ver con la Izquierda de verdad.

  7. Este tipo de cosas sonarían a chino en países democráticos consilidados y serios. En éste en el que yo vivo, a pesar de tantos fallos, no se le ocurriría a ningún Presidente hacer algo semejante a lo de Doñana. Eso só, tienen un «Air Force 1» que no necesita –toquen madera– aterrizar de emergencia…

  8. Nunca había oído hablar de un gesto copmo ese que resulta tan demagógico y tan elitista. No me extraña que la encuesta que ofrece hoy lunes El País muestre que grandes mayorías de votantes socialistas se van por rechazo de este tío inútil y mentiroso. ¿Llegaremos a ver a los medios del PSOE bailarle el agua al PP?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.