Otro alcalde de la buena vida, que es la mala. Es el de Benamejí, pueblo cordobés de 5.000 habitantes, cuyo monterilla, José Ropero (PSOE) parece ser que ha cobrado 40.000 euros en concepto de dietas infladas. Claro que ese alcalde dirá que si se ha ido de rositas, por prescripción de su televisivo cohecho, aquel compañero suyo que dio la vuelta al ruedo del telediario contando el dinero de la coima, o aquel otro que pagó con la Visa oficial los exclusivos servicios de un prostíbulo, lo suyo es “pecatta minuta”. Los corruptos, descubiertos o no, han popularizado para estos casos la expresión “chocolate del loro”, pero la verdad es que, la suma total de estas truhanerías debe ser un grave factor de peso en la ruina que padecemos. Que padecemos digo, porque ellos viven como jamás soñaron vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.