En la larga relación de escandaleras protagonizadas por la Junta, no hay ninguna acaso que pueda competir con la más reciente: largar a una empresa, en la que el hijo del anterior Presidente ejerce como comisionista, un pastón millonario… antes de que los beneficiados la solicitaran siquiera. ¡Y un cuerno sobre ese argumentillo ultraformalista de que todo se ha hecho con la Ley en la mano y, por supuesto, “en tiempo y forma”! No creo que se haya visto jamás que una Administración –y menos en situación tan crítica—se adelante a los deseos de los “emprendedores”, y pocas veces, desde luego, una familia con tantas implicaciones negociales con la Administración autonómica como la de Chaves. Los funcionarios formales se andan echando estos días las manos a la cabeza. Se explica que los autores de hazañas como la referida los combatan a sangre y fuego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.