Inquieto ante la indecisión clamorosa de un Gobierno nacional dividido, al parecer, en dos mitades, y frente a la más grave falta de liderato de esta democracia, el “Gobierno del cambio” ha decidido tomar ciertas iniciativas. Pero esto no es la secesión catalana y vasca, sino el ejercicio de la legitima defensa de una sociedad desconcertada ante el peligro y el desgobierno. El coronavirus, además de asaltar la salud pública, está poniendo a prueba el Estado de las Autonomías, que el artefacto ejecutivo de Sánchez no sabe como manejar. No se discute la necesidad de una política única y un mando unificado para enfrentar esta circunstancia extrema, sino que se acude en auxilio de un régimen acogotado por sus propios compromisos. La incompetencia de Sánchez y cía. era ya un lugar común  dentro y fuera de España, pero la noticia de su conflicto interno ha hecho saltar todas las alarmas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.