Lo que faltaba era que saliera por ahí una protesta, más bien denuncia, contra la Confederación de Empresarios Andaluces (CEA) –es decir, el otro “agente social” del pacto de concertación– poniendo en duda su recta gestión económica. La entidad ha respondido, de momento, que no sabe del tema más que lo que ha leído en la prensa, respuesta que ya van siendo demasiado habitual y por eso mismo poco convincente. A lo mejor la Junta tendría que ordenar una auditoría sobre los dos “agentes”, ya que los sindicales están a pique de un  repique, y que la patronal no debería tener nada que temer. ¿O sí? Eso sólo lo sabríamos con el remedio apuntado, siempre mejor para todos que esperar a que un ropón lo aclare en una sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.