Crece el ruido político en Andalucía. Doña Susana se da baños de multitud para los que sus edecanes exigen a sus administraciones la asistencia de sus efectivos, y en el último asegura que no ha llegado su “momento” pero que llegará: pronto el humo blanco anunciará su salto a Madrid para regir el PSOE nacional. También merodea por la región Sánchez “fichando” víctimas del susanato para anunciar que habrá batalla por el control del partido también aquí, pero ella lo identifica con un pasado que no debe volver. El PSOE no volverá a ser lo que fue al menos a corto plazo y quedará partido por gala en dos después del conflicto. Lo que se ignora es si el PP aprovechará la ocasión. Nunca tuvo enfrente a un rival tan precario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.