Vaya numerito el protagonizado por las amazonas del ‘Lobby Europeo de Mujeres’ reclamando la extinción de las religiones, así, en plan genérico, como culpables de la “castración de la sexualidad femenina”. La idea no puede ser más ridícula, aunque todo es proponérselo, y pone de relieve el despilfarro de energías perpetrado en esta sociedad en defensa de causas absurdas y infantilmente planteadas. ¡Con la que está cayendo en el planeta pajiniano, salir a la calle esgrimiendo el comecuras! Manolo Summers y Chumi decían, en tiempos, que estas entretenidas no han fregado nunca una escalera de madrugada. Yo no digo nada, Dios me libre, sino que parece mentira que iniciativas como ésas hayamos de pagarlas entre todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.