Parece ser que uno de los grandes problemas que se plantea la banca en crisis es cómo deshacerse de la masa de viviendas que los desahucios han echado en sus manos. Se dice que en las de las Cajas está el mayor patrimonio inmobiliario de su historia y un banco señero como el Santander, además de correr con los gastos de Garzón en sus aventuras americanas, proyecta ahora meter el hombro para tratar de vender esas viviendas que nadie está en condiciones de comprar. También que más de uno está amasando un fortuna colosal comprando a la baja lo que mientras duró la burbuja famosa llevó a una considerable mayoría ciudadana a al ilusión de creerse millonarios sobrevenidos, algo que no constituye ninguna novedad histórica pues bien sabemos que la especulación urbana es tan vieja como la civilización urbanita. Los historiadores atentos a la economía (los de la escuela de “Annales”, por ejemplo) vieron claramente la oportunidad que supuso el proceso de urbanización ocurrido en el siglo XIII, pero la cosa es mucho más antigua. En el estupendo blog del profesor Chic, encuentro una breve y brillante nota de Gonzalo Gala recordando la antigüedad del “pelotazo” y el caso de Marco Licinio Craso, el magnate de su  momento, que hizo la fortuna comprando solares de edificios incendiados (y quizá mandándolos incendiar él mismo: ‘nihil novum’, como ven) y reconstruyendo sobre ellos las célebres ‘colmenas’ romanas de muchas alturas que nos son de sobra conocidas. Gala recuerda la normativa romana que hubo de salir al paso de estos abusos entrando a saco en un mercado salvaje en el que podía uno cruzarse con Cicerón o el propio César, acreditados especuladores, y sugiere el absurdo que supone que en España nadie haya pensado en regular esa desbocada carrera  actuando sobre el propio mercado o limitando discretamente los créditos. Nada nuevo, en efecto, bajo el incorregible sol humano.

Ya metidos en harinas, el titular del blog echa su cuarto a espadas en el debate sobre el imaginario “fin del capitalismo” que algunos pretenden ver en la crisis, y lo hace para decir con acierto que probablemente nadie pueda con ese sistema que, en fin de cuentas, salvadas las precisiones conceptuales, nació allá en pleno Neolítico, entre los escombros de las murallas derrumbadas de Jericó. Y apunta que, divididos entre los 44 millones de españoles los 30.000 millones de euros que el Gobierno le ha largado a la Banca, cada español hubiera tocado a 682. He echado mano de la calculadora, incrédulo ante ese hallazgo. Y es verdad. Puede dormir tranquilo el ‘Tio Gilito’. Por que el que no daría yo duro de los antiguos es por el pato ‘Donald’.

16 Comentarios

  1. Un viejo negocio, sí señor, da gusto ver recordadas estas cosas en el escuálido periodismo de hoy. La especulación urbana (ya me extraña que jagm no se haya acordado del marqués de Salamanca) debía existir ya en Jericó, en efecto, antes de que Josué derribara sus murallas a trompetazo limpio.

  2. Brillante, y felicidades a la fuente inspiradora. Siempre se especuló con la habitación, supongo,. pero nunca como ahora quizá fue el negocio universal que hiczo creer a la ingenua mayoría que esa millonaria a la vista de la escalada de los precios, sin darse cuenat de la artifcialidad de un proceso basado en la especulación institucional, la corrupción pública y privada, la irrealidad del mercado y todo lko demás.

  3. El negocio inmobiliario está detrás de infinidad de fortunas célebres de todas las épocas, incluyendo a las más encumbradas, ya me entienden. No hay necesidad, después de comer, como la de poseer un techo, y eso es un buen punto de partida para desencadenar una furiosa y eterna ambición. ¿Por qué no rebusca en su memoria y nos pone otros ejemplos de cosecha propia, que seguro que los tiene usted?

  4. Interesante perspectiva la del negocio antiguo, y generosa la intención de defender (implícita en la columna) el derecho natural a tener un techo bajo el que cobijarse. En cuanto a la coda sobre la soluición de la crisis a base de salvar al mismo sistema fracasado, tan sólo decir que es una gran verdad, como corresponde al prof. Chic, a quien le agradeceríamos mucho que no se vendiera tan caro en este Casino.

  5. Ejem, ejem.
    ¿No le parece muchos millones a repartir por persona mi estimadisísisimo JA?
    Bon día.

  6. Gran verdad, la vejez de la especulación. En el proceso de urbanización americano ese capítulo fue fundamental, auqneu el dinamismo de esta sociedad permita que muchas fortunas sean de estricto orígen productivo. En países como el nuestro es más fácil que el especulador sea el modelo y lo corriente. Nuestra modernidad vendrá cuando el Gran Dinero no provenga de las promotoras nio constructoras, sino de la actividad verdaderamente productiva y modernizadora.

  7. Acab piensa lo mismo. Todos nosotros nos hemos arruinado en pocos meses, pasando de propietarios de una fortuna millonaria sobre la que vivíamos a la realidad de una propiedad modesta y difícil d eenajenar. De todas maneras, soy de los que creen que la vivienda se encarecerá otra vez a no tardar demasiado, probablemente, y volveremos a la ilusión.

  8. Ya saben lo ya repetido de que la ayuda a los países pobres consiste en dar dinero a los ricos de esos países, y es lógico porque los pobres pobres no sabrían que hacer con el dinero y se lo gastarían en vivir.
    Pues ya ven, en nuestro país, como no está en la lista de los países pobres y nadie les da dinero a nuestros pobres ricos, nuestro ZP sale al paso cual hada madrina, y nos da un pellizco a cada uno para repartirlo según su discreto y sabio parecer.

    Por cierto, en la calculadora de ja no salen millones de euros por español sino centenares de euros, exactamente 681,82 € que no es poco.

  9. Intente maquillar la barbaridad de su jefe y su colega universitario:

    “Y apunta que, divididos entre los 44 millones de españoles los 30.000 millones de euros que el Gobierno le ha largado a la Banca, cada español hubiera tocado a 682. He echado mano de la calculadora, incrédulo ante ese hallazgo. Y es verdad. Puede dormir tranquilo el ‘Tio Gilito’”.

    Siga así con sus hallazgos JAGM que podemos dormir tranquilos con este ejemplo de la derecha intelectual.

    Además de reaccionarios camuflados son ustedes unos zopencos patéticos.

  10. No tienen sentido del humor, jefe, déjelos dale que te pego a la maquinita a ver si comprueban su error de cálculo, porque el fondo de la cuestión seguirá estando ahí con el resultado que sea. Quienes han cuestionado el automatismo con que los Gobiernos (de derechas y de izquierdas, ¿conocen alguno de esta última calidad?) tratan de salvar al Sistema no dejan de llevar razón. Hace falta poca imaginación para hacer lo que se está haciendo: darle dinero a los malos gestores para que recomience el juego.

  11. Al único que han dejado fuera del premio es a Pepe el del Popular. Este “socialismo” de la hoz y el Martini se distinguió desde el primer momento por su vocación banquera. No tienen más que mirar a las Cajas de Ahorro o recordar el testimonio judicial del banquero Escámez en el asunto de Filesa. Ni el anfitrión es de derecha, claro está, ni ese Socialista sabe de qué habla cuando firma. Claro está.

  12. ¿Se dan cuenta de lo nerviosos que están los socialistas profesionales? Ser conoce que la foto de Vasconia les hace cavilar sobre su futuro y, como es natural, potencia su odio contra todos los que creen que amenazan su hegemonía. Lo digo por ese señor de más arriba, el de la calculadora, al que sugiero que se la preste a esos alcaldes predadores que saquean sus Ayuntamientos en nombre del desmantelado movimiento obrero.
    Hoy la vivienda es tratada por el Gobierno como en tiempos de Franco, pero con peores resultados, y la crisis se encarga del resto. Un negocio tan grande nunca dejó de plantear estos contrastes.

  13. No sé. Los socialistas que conozco tienen el aproximadamente el mismo apego a la propiedad que el resto de la gente.

  14. Lo que sí sé es la naturaleza del especimen que nos ha visitado hoy. Todo un homo capullensis miserabilis.
    Lo siento JA si por mi torpeza ha acudido este marrajo, hay días que uno no anda fino.

  15. hay situaciones incomprensibles como esta de la cesion estatal a los bancos de esa ingente entrega de capital nacional, por algo será. un saludo Don Jose Antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.