El negocio de los tránsfugas es, en primer término de los propios partidos, y sólo luego de la basura política que lo perpetra. Existen tránsfugas exclusivamente porque los partidos lo permiten, y más a medida que un poder mayor potencia la ambición. Fíjense en el PSOE andaluz llevando ante la “Mesa Antitransfugista” el caso de Chiclana, es decir, el acuerdo entre PP, IU, PA Y PSA para desalojar un auténtico “régimen” famoso por su disparate urbanístico, y no olviden que esa protesta procede de un partido que sólo en la provincia de Huelva acaba de consumar la mayor movida tránsfuga que se recuerda y sin la cual, muy probablemente, su hegemonía en ese ámbito quedaría en entredicho. ¡Reclamar por Chiclana quienes han demolido a conciencia esa instancia de control! Ya decía que ese negocio es primero de los partidos y luego de los corruptos que trafican con el acta. En esa cueva del tesoro que es Chiclana (miles de viviendas sin papeles, para empezar) tienen la mejor prueba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.