Si todo se resuelve y aclara de modo que la trama exactora denunciada en Ibiza por un importante dirigente del propio PSOE se deshace y queda en nada, tanto mejor. Pero si las cosas se enredan –y las reacciones del partido, hasta ahora, no pintan nada bien– habrá que aclarar con rigor y urgencia los lazos que la empresa implicada tiene con las Administraciones andaluzas regidas por el PSOE y, en especial, el famoso tema de las adjudicaciones llevadas a cabo por procedimiento “urgente, negociado y sin publicidad” que, teniendo su razón de ser excepcional, nada justifica que se utilicen, pongamos por caso, para reformar un centro hospitalario. Interesados en ellos deben estar, además de los propios responsables administrativos y políticos, los órganos de control e intervención que no están ahí de adorno sino para poner orden cuando haga falta. Si la empresa Brues, en efecto, resulta pringada en Ibiza tiene sentido sobrado que se investiguen sus contratos en nuestra autonomía. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.