Parece ser que el ex-alcalde de Jerez, Pedro Pacheco, convirtió en funcionarios municipales a 93 personas saltándose todas las reglas y normativas. El hecho no extraña demasiado en Pacheco, que fue quien descubrió que “la Justicia es un cachondeo”, y se podría apostar, además, a que hay por ahí más de un moterilla que ha hecho lo mismo que él. Ahora bien, ¿es que no se castigan estas actuaciones ilegales, es que no hay responsabilidad jurídica en quienes procediendo así arruinan las Administraciones? ¿Y los sindicatos, se les escapó en su día aquel coladero y no advirtieron nunca la presencia de cerca de un centenar de trabajadores en un Ayuntamiento? Se ponen el mundo por montera y nada les ocurre. Ésa es la clave de estos abusos impunes que, al final pagamos entre todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.