Desde luego no seré yo quien le discuta a la señora Presidente el objeto de la huelga a la que acaba de apuntarse públicamente –tan puesto en razón—pero empieza a resultar cuando menos extraño esta inversión de roles políticos y sociales que supone el hecho de que un Gobierno convoque o apoye una huelga. Ya ocurrió en Cataluña, hace bien poco, y ocurre ahora aquí, como si fuera normal que los paros de protesta se convoquen o apoyen desde el Poder y no contra él. La huelga es un recurso tan legítimo como extremo en manos de los ciudadanos perjudicados y no debe convertirse, por eso mismo, en un instrumento de propaganda política. Vale que un Gobierno simpatice con los huelguistas. Que los encabece es ya el mundo al revés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.