El recurso constante a culpar a la Oposición de los fracasos del Gobierno resulta ya hasta cómico. El señor Guerra –trásfuga en su día–, por ejemplo, diciendo que el déficit de infraestructuras en la provincia onubense se debe a lo poco que hizo el PP durante los 8 años que estuvo en el poder antes de los 6 que lleva luego el PSOE y tras los 13 anteriores de mandato de este mismo partido, resulta sencillamente, ridículo, pero sobre todo engañoso. Ningún Gobierno defraudó tanto a la provincia como el actual, que no ha cumplido un solo compromiso adquirido. Ese trásfuga agradecido debe de pensar que todo el mundo menos él es tonto en la provincia que le paga su fastuoso sueldo.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.