La política de “concertación” es la piedra filosofal de esta singular comedia que estamos viviendo en estos tiempos de renovado verticalismo sindical. Ahí están los sindicatos apoyando para hacer frente a la crisis, unos Presupuestos de Chaves que los conservadores del PP denuncian como improvisados, insuficientes y inútiles frente al turbión que se nos ha venido encima, mientras como un gesto arcaizante, algún sindicato radical “ocupa” bancos simbólicamente. La situación del empleo en Andalucía no está para paños calientes sino que necesita –lo diga quien lo diga—una reacción drástica que ha de empezar por reconocer el fracaso de las rutinas mantenidas hasta la fecha. Marchar a la cola de España, cuando España se desploma a razón de más de 6.000 parados diarios es una temeridad que, probablemente, excede con mucho la capacidad de un gobiernillo mediocre como el que nos asiste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.