El PSOE andaluz no se conforma casi con la mayoría “a la búlgara” sino que busca y consigue la unanimidad en torno a Chaves, es decir, las ocho provincias rendidas ante el “aparato” aparcando sus diferencias y hasta sus cismas para mantener en el Congreso Federal, que es lo que importa, la supremacía que le da su propia magnitud. Una sola voz, un solo voto, porque “el jefe siempre lleva razón”, como decían otros, aunque respetando el lucido paripé del “intenso debate” y la integración final. Hablamos del 95, del 97 por ciento de los votos, como si eso fuera posible en la práctica, como si no fuera un secreto a voces que hay disensiones irreconciliables en varias provincias. Todo está atado y bien atado por el interés, y ése es un “mérito” que no puede discutírsele a Chaves y su pretorio que han logrado reducir al silencio y a la obediencia al partido regional. Donde hay mucho que repartir no suele haber problema. Si hiciera falta una prueba de eso, ahí la tienen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.