El ligero descenso del paro en mayo ha sido atribuido por el inefable consejero de Empleo, Antonio Fernández., nada menos que “al triunfo del modelo andaluz”. ¿Qué modelo andaluz? Pues los planecillos de la Junta (Memta, Proteja) cuyos resultados habrían  invertido la tendencia después de 14 meses consecutivos de caída. Más discreto, el portavoz Pérez Iruela, ha avisado de que esos benditos datos han de ser contemplados con cautela, por más que refuercen nuestro deseo de salir de la crisis con su aporte de esperanza. Claro que corto nos lo fían, porque julio está encima como quien dice, y cuando llegue veremos que ha pasado este mes. Tan malo es el pesimismo como la gratuita huída hacia delante, pero en estas circunstancias resulta, además, insensato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.