En España entera se habla estos días del pacto “a la andaluza”, ese recurso de “las Derechas” frente al confuso espectáculo de la crisis de “la Izquierdas”. Y aunque esa criatura tenga muchos padres aparentes, a uno le da el pálpito de que su único secreto es la supervivencia del bipartidismo.  No se levanta una criatura una mañana dispuesta a repudiar a sus padres ni siquiera cuando el ejemplo paterno haya sido tan cuestionable como aquí lo fue. Y eso es lo que explica mejor que nada tanto la insólita energía de un PSOE en desbandada como el inesperado aguante de un PP en su peor momento. El histórico miedo a la ingobernabilidad que inspiró nuestro ventajismo electoral ha dado sus frutos. En las grandes democracias viene pasando lo mismo hace mucho y ya ven que no les va tan mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.