No es un secreto que el título de Dalai Lama comprende una voz mongol, ‘Dalai’, que significa ‘océano’ en alusión la vastedad de su saber, y ‘lama’, palabra tibetana que designa, más o menos, al incomparable, a aquel que no resiste parangón con nada ni con nadie en este jodido mudo. Ese budismo del Tibet es una especie de reserva espiritual de la doctrina hindú, razón por la que la piedad regional, seguro que para marcar las diferencias, la alude como “el loto que permanece inmaculado en medio del barro”. Lama, por su parte, es lo mismo que en todas partes significa el término sánscrito ‘gurú’ y, en este sentido, se refiere al ‘consagrado’ que, de por vida, muestra a los demás el difícil camino de Buda. Todos los Dalai Lama se consideran por sus fieles como emanados del “Chenrezi”, la instancia suprema infinitamente misericordiosa que, precisamente por eso, suele representarse en su perfil teratológico con múltiples brazos y un loto en una mano y el rosario de cristal en la otra, aunque el actual, Tenzin Gyatso, decimocuarto (decimotercero según mis cálculos, pero pase) de esa dinastía teocrática paradójicamente creada en el siglo XVI. Mareante, no me digan que no, elevado hasta el lirismo más buido, seductor irremediable para los temperamentos místicos. ¿Cómo quieren me haya quedado el escuchar de labios de ese dios encarnado, una protesta de amistad con Carod Rovira –el de la corona de espinas en el Jordán– o cuando me he enterado de su sugerencia de que, no sólo podría introducirse en lo sucesivo la elección democrática del sucesor en cargo supremo sino de que bien pudiera recaer la misteriosa elección del reencarnado en una hembra que, según eso, bien podría ya andar por ahí sin sospechar su alto futuro. Sorber y soplar, el caldo y las tajadas: sus incontables viajes por Occidente han convencido a este profesional de la beatitud de que el “aggornamiento” no es un lujo sino una garantía de continuidad. Lo que no sé es qué pensarán en su momento esos monjes mendigos que Michaux retrataba batiendo su pequeño tambor con livianos ovillos de hilo rojo mientras los ‘lamas’ atronaban los templos con sus bajos insondables e inundaban los valles con el bramido de sus descomunales trompetas.
                                                                xxxxx
Nada se ha sabido, que yo recuerde, del niño de la Alpujarra “descubierto” hace años por los ojeadores de reencarnados que recorren la tierra en busca del heredero divino, y que de ahora en adelante verán doblada su tarea al tener que escudriñar también a las niñas, pero algo elemental nos dice que las novedades de Tenzin Gyatso van a encontrar en lo más hondo de su tribu espiritual una resistencia numantina. Aunque es verdad que ya esa religión fue capaz de incorporar elementos exóticos, como el tantrismo hoy en boga, dudo seriamente que India o el mismo Tibet disputado por la dictadura china, se avengan a admitir unos cambios que revolucionan de manera drástica su concepción religiosa tanto como su estructura social. Insisto en que el budismo de estos Lamas ya hubo de adaptarse como pudo a las exigencias psíquicas de los aislados y primordiales pueblos que habitan su “País de las Nieves”, y no olvido que en su desarrollo histórico tuvieron un peso decisivo dos mujeres, las dos esposas budistas de algún rey altomedieval. Pero me da que el loto de la presente encarnación no ha salido del todo inmaculado de sus garbeos por el lodazal de la ONU, de la Academia Nobel y del Tripartito catalán. Habrá que ver cómo acepta la igualdad suprema un país como la India en el que la mujer –ya en tiempos de Michaux era así– es sencillamente invisible y víctima llegado el caso de los machos familiares, ese Tibet cuyos sacerdotes mendigan en silencio, callados humildemente si reciben la limosna pero que, como sus colegas nepaleses, maldicen al tacaño hasta la décimoquinta generación.

17 Comentarios

  1. Pues puntualicemos. El niño buda alpujarreño, hijo de una madre canutera, pero no melva, colgó no hace mucho los hábitos, esa túnica tan vistosa, pues venía en vacaciones y al chaval parece que le tiraban más dos t… que dos carretas y en una de esas, separados ya sus padres -si es que alguna vez estuvieron casados- se quedó a vivir con la mamá, suponemos que un poco más formalita con los años, y ahora debe vivir en un pueblo de esos tipo Pocero, haciendo su ESO o encarrilado en BUP o similar.

    En cuanto al/la futuro/a -disculpen la corrección políticortográfica- dalay, pues que me parece todo un logro que anden ojeando incluso en el tercer sexo y es que el fulano actual oye la yerba crecer, lo tiene más que demostrado. Ojalá el sucesor de Benito XVI sea tan aguililla como su colega el tibetano y permita acceder, si no a las féminas que todo se andará, al altar, al menos autorice que los curas no tengan que guardar celibato forzoso. Que se case el que quiera y el que no, que por lo menos que no le eche mano al monaguillo donde dijimos. O se van a quedar más solos que los de Tudela.

  2. Estimados Blogueros

    La Iglesia católica tiene varios lastres que le impiden realizar su misión en coherencia con su sistema moral. Esta situación la mantiene en debilidad y carcome su estructura, y debilita además el efecto de las muchas muchisimas obras buenas que cada día realiza.

    Una de ellas -en casa lo discutimos con frecuencia- es el apartamiento de la mujer del sacerdocio. Resulta increible e irrazonable que esta situación se prolongue hoy en día; y solo existe un origen de ello: la jerarquía y su status.

    Otra es el celibato obligatorio, que obliga innecesaria y de forma antinatural al sacerdote o monja, haciendo que sus energías deban conducirse a la contención de lo natural, en lugar de dedicarse a la Caridad. Y solo existe un motivo de ello: el mantenimiento al ultranza de los restos de una dominación de la grey por la via del control religioso del sexo.

    Las debilidades de nuestro Occidente se manifiestan en varios ambitos; pero en este, el de nuestra religión cristiana, son manifiestamente evidentes. Si algo es esencial en la solidez de la vida de un ser humano y de una sociedad, es en su sistema moral que lo dirige cada día a los fines mas deseados: todos los relacionados con la Felicidad.

    PD: en mi opinion, la fama del Dalai -que tiene mis respetos y simpatía- se basa más en las carencias de referente moral de Occidente que en otra cosa.

    Buenas tardes.

  3. Discrepo, lo siento, no veo porqué en la iglesia hombres y mujeres tendrían que hacer lo mismo. Que no sean sacerdotisas no ha impedido que la hembras tengan su importancia, y jueguen un papel infinitamente importante, que sean doctoras, que funden órdenes, y que contribuyan a la grandeza de la Iglesia.
    En cuanto al celibato tambien discrepo. Cuando veo el tiempo que yo he necesitado para educar a mis tres hijos, ya me dirán qué tiempo les queda a los pastores para educar a su prole y servir al prójimo como entiendo que hay que hacerlo. Es así de simple: o te ocupas de los tuyos, o de los que vienen a tocar a tu puerta pero de los dos es dificil.
    Ademas, existe la misma crisis de vocaciones en el clero protestante que en el nuestro,…a pesar de que ellos puedan contraer nupcias.

    Don Quercus, gracias por recordarme, pero soy Marta Sicard, y ultimamente, también Marta a secas.

    Besos a todos.

    PS: Como tengo mi internet caput, este fin de semana, no podré acudir a esta maravillosa cita. Lo haré el lunes, en que os leeré a todos, sábado y domingo incluidos!

  4. Deliciosa miniatura la de hoy, en la que me parece de nuevo que los comentarios se han fijado en exclusiva sobre una factea (la de l represión relñigiosa del sexo) siendo así que mi admirado ja creo entender que dirige su crítico dardo hacia una diana más amplia. Lo del Lama tiene su miga, y es formidable que nuestros críticos se encarnicen tanto con nuestros papas romanos mientras a ellos los miran con simpatía.

  5. Gracias por aludir a la creación relativamente reciente de esa “monarquía sagrada” y por no olvidarse le dladsos esposas célebres, y he de reconocer que me ha sorprendido que conociera este extremo.Confieso también que me tentó el budismo en su día y pude percartarme a tiempo de cuanto enm él había de montaje eclesial. No es habitual dar en la prensa con escritores tan correctamente informados cuando escriben de temas como éste.

  6. Doña Icaria: impagable la noticia del niño-Dios alpujarreño. Al jefe,qué decirlñe sino felicitarle otra vez. Su columna se ha convertido en la droga que, por efecto sinérgico, refuerza mi tranquilizante matinal.

  7. Río y callo,siempre respetuoso, pero río y callo. Don ja querido, ¡va ustyed a condenarme con sus tentaciones jocosas!

  8. Impropia incomprensión de la religión (cultura) ajena por parte de alguien tan culto. He tratado de leerde través su cioluma buscándole al gato el tercer pie del humor, pero ni por ésas. Reconozco, eso sí, como de costumbre, su talento y su cultura.

  9. Comparto con gm la sospecha de que el Dalai Lama se ha entregado a Occidente, ha sucumbido,auqneu no lo diga, a la filosofía subyacente en la civilización industrialista, y me extrañaque la columna no resalte esta circusntancia ni apunte que quizá se deba a una reacción anticomunista (antichina) característica. El Lama llega tarde. El mMuro de Berlín cayó hace tiempo.

  10. Poca gente sabe eso de la asimilación del budismo tántrico, porque se suele creer en la originalidad absoluta, prístina, de este budismo tibetano que no es sino un refrito oportunista de corrientes religiosas. No hay mejor prueba que su insistencia en presentarse como el budismo originariom o, mejor todavía, original.

  11. Muy bonita columna, mucha ironía como es habitual. CReo que don Quercus es un hallazgo, dicho sea no en demérito delos demás sino en abono de un blog bastante inusual.

  12. Me hubiera gustado, hoy como muchos días, que la columna se alargara en forma depequeñi ensayo por lo menos. Don ja: permítame que le diga que se equivoca usted de género, por muy lucidamente que lo haga en éste tan efímero y eficaz.

  13. Hoy me he decidido a intervenir, tras leer la columna que me ha gustado mucho, y hecho de menos en ella un esfuerzo por entender lapsicología del personaje retratado que más bien es caricaturizado. También se podía caricaturizar a los personajes bíblicos, y no estoy segura de que el sr gm se lo tomara con la misma broma.

  14. Lo que creo es que jagm percibe la diferencia entre unas religiones y otras, y sabe diferenciar entre las que se aferran a su primitivismo y las que pretende a toda costa la modernidad. No creo como parece creer alguien más arriba que la Romana termine por incorporar a lasmujeres y tratarlas litúrgicamente por igual a los varones, pero es evidente que mucho se van acercadno las mujeres al altar como ya lo hicieran en los tiempos primitivos, que duraron no poco.

  15. Me comentaba un colega de la univewrs. que aquín en USA el Dalai Lama debe su éxito a que es visto como una extravagancia, con simpatía pero desde la más innegable distancia. Lo curioso es que en Europa, en la vieja Europa de Lutero y Juan de la Cruz, que hoy conmemoramos, también se le tome tan en serio. Un Nobel dela Pazcontra China tiene sentido seguramente. Tragarse ese cuento orientalque este hombre psea por el mundo vestido de azafrán es ya otro cantar.

  16. Me quito la boina, maestro, ante su capacidad de reunir cultura y gracia. Me ha parecido estar viendo a ese dios vivientecon gafas y pasaporte dipómáticomientras leía sus renglones.

  17. También el busdismo se seculariza, incluso el sincrético de los tibetanos. Es el sino de toda religión, al menos de toda religión positiva, en un mundo desarrollado, en el que lamateria le ha agnado sion remedio la batalla al espíritu. Una victoria (o derrota) cuyo precio para la especie humana está por ver. Pero la imgane de este cantamañanas recogiendo homejanjes por todo el mundo y alojánodse en los grandes hoteles resulta sencillamente sarcástica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.