Dice el ministro de Justicia, refiriéndose a la ridícula sanción impuesta por el CGPJ al juez Tirado, que le parece  “difícil contentarse con tan poca cosa”. Dice el padre de la niña asesinada que la decisión “avergüenza a todos los jueces”, sostienen los jueces que no era cosa de buscar en ese juez “una cabeza de turco” y argumentan los funcionarios (que conocen bien el tejemaneje) que sale “más barato cargarse a un juez que arreglar la Justicia”. Por su parte, la Junta, por boca de la consejera de Justicia, deja caer que “se ha perdido una gran ocasión de trasladar a toda la ciudadanía que la Justicia llega a todos los rincones ya todo el mundo”, algo en lo que estamos de acuerdo pleno porque es esa Junta la que debería cargar con este mochuelo por su terca cicatería y su política tan poco atenta a las necesidades de esa Administración en crisis. Sí, es barato y fácil cargarse a un juez (que de todas maneras, es culpable) y demasiado caro, por lo visto, pasarle factura a la Junta por su intolerable indiferencia ante el caos judicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.