El incidente de El Granado –a saber, la orden de paralización de un proyecto dañino para el ‘medio ambiente’ impartida no por la Junta de Andalucía sino por el secretario provincial del PSOE, demuestra a las claras que el partido en el poder ha reproducido fielmente la vieja estructura de poder del “régimen” anterior, a no ser que se prefiera la explicación de que todo “régimen”, sea cual fuere su índole y condición, tiene a actuar de la misma manera. En la provincia no manda, pues, ni el Subdelegado del Gobierno central ni el delegata de la Junta (que se hace llamar equívocamente, contra lo ordenado por el TSJA, “del Gobierno”), sino el baranda del partido –“todo el poder para el soviet”, ya saben—que lo mismo monta un megaproyecto en Punta Umbría que lo desmonta donde no le conviene. Como en lo antiguo, el jefe político provincial está por encima de la Administración. Lo que no sé si se han dado cuenta es de que ese sistema, normal en las dictaduras, destroza por completo la lógica de la democracia. 

1 Comentario

  1. Me temo que en efecto, “todo régimen , sea cual fuere su índole y condición , tiende a actuar de la misma manera”. Algunos más que otros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.