El presidente Moreno no lleva el negocio de la cohabitación como lo llevó durante años la presidenta Díaz. Ésta era la Presidenta y sanseacabó, como sabe de sobre el actual socio, al que jamás se le permitió en la anterior situación estirar el cuello para salir en la foto. Moreno, en cambio, sí se lo permite y, es más, hasta le cede el escenario entero como acaba de hacer a la hora de anunciar algo tan interesante como es la eliminación de los aforamientos de los políticos. Ciudadanos, cuando pacta, le exige al PP bastante más que al PSOE, ya se sabe, y sabe bien, además, con quien se juega los cuartos en cada caso. El caso es que, a dos pasos de las elecciones, ahí sigue Jano como un pasmarote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.