Se comprende fácilmente que el presidente de la Junta y del PSOE no agradezca precisamente la publicidad de un lío como el “caso Chaves”. Está todo en ese lío demasiado claro y nadie, que yo sepa, ha pretendido otra cosa, al ponerlo en conocimiento de la opinión, que poner en evidencia un grave fracaso de la rectitud administrativa que contraviene sin duda posible la normativa sobre incompatibilidad. Chaves, sin embargo, insiste en la falacia de que aquí no ha ocurrido nada sino que el evidente consorcio de sus hermanos no sería más que el producto “de la deshonestidad de un periódico”, excusa que no va a creer nadie a estas alturas, pero que deja en evidencia el tópico de la moderación de un Presidente que de este modo ruin injuria a quienes hacen su legítimo trabajo. El Presidente prefiere ‘medios’ afables y hasta untuosos, entrevistas serviles y pelotas dispuestas para el remate fácil. Se comprende, en consecuencia, que no encaje que alguien todavía le diga las cosas claras sin tentarse la ropa ni el bolsillo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.