No digo que no tuviera sentido en su día revisar, limitándolo, el sector público que utilizó el franquismo, el INI. Lo que no entiendo es por qué el “régimen” andaluz ha creado de nueva planta el suyo, esta vez encarnado en esas 133 “entidades instrumentales” –¡y tan “instrumentales”!— en que “coloca” a casi 35.000 “clientes” o gente de confianza, para entendernos, por un coste de 3.450 millones de euros anuales, y el próximo año 140 millones más. ¡Ni una sola autonomía española tiene tantos! Y ahora vemos, además, cómo la gigantesca oferta de plazas en la Administración son una engañifa electoralista, pues no serán sino el truco para consolidar de por vida a esos “no funcionarios” leales. Un “régimen” no es nada sin su “clientela”. El nuestro no iba a ser una excepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.