La última del juicio de los ERE ha sido la revelación del ex-consejero Fernández que asegura que los llamados “intrusos” –jubilados benditos que lo son a pesar de no haber trabajado jamás en la empresa afectada— no son más que “una invención social o mediática”, ya que habían sido declarados legalmente por la Junta (después de estallado el escándalo, ojo) como “sujetos titulares de derechos”, y que, en consecuencia, ¡siguen cobrando su pasta hasta el día de hoy! No me digan que no hay arte e ingenio, aunque la noticia no le habrá gustado un pelo a la presidenta Díaz porque tendrá que explicar ahora cómo es posible que Ella haya prolongado semejante burla. Me imagino que la juez Alaya andará tronchándose de risa mientras se anublan las caras de los que, en su día, lograron alejarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.