A Mario Jiménez, el todoterreno autodidacta del PSOE onubense, le han dicho de todo los dirigentes bollulleros, desde ‘don nadie’ a ‘pequeño politicucho’, insistiendo todos en su sucinto currículo. Hombre, hay que reconocer que no les falta razón en esto último, pero tampoco es que el resto de la “clase política” onubense sea Oxford ni Cambridge. Tenemos lo que tenemos, y una buena cosa sería dignificar la vida pública excluyendo de ella improperios como los dedicados por Jiménez a estos respondones a los que llamo ‘piratas’, ‘pandilla’ y ‘mamporreros’, provocando que estos le repliquen que mejor es eso que tener que hablar de ‘ladrones’ como en Beas o Estepona. Ejemplar política, digno lenguaje, que deja el honor de los personajes públicos a la altura del betún. Este parlamentillo se ha convertido en una corrala de lo más vil y lo malo que costaría decidir a quien asiste el derecho a tirar la primera piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.