En su brillante y divertido pregón taurino de la feria sevillana, Albert Boadella ha cuestionado, entre una apurada batería de argumentos frecuentes en el animalismo, el tópico de la inocencia del toro. Cree Boadella, como mucha gente, que una virtud como esa de la inocencia no es aplicable fuera de la racionalidad, por lo mismo que no resulta fácil hablar de la ingenuidad del escorpión o de la índole noble del guepardo tal como propone cierta visión ‘fauve’ de la sensibilidad cultural que estos días puede admirarse en la soberbia exposición del “aduanero Rousseau” instalada en el Grand Palais de París y que hasta hay quien se empeña en ver en las fauces inequívocas del tigre de Kokoschka. Todos conocemos la odisea de nuestros animalistas en defensa del águila o del lince pero hay quien ve en ese favor a las altas especies una preterición de las humildes, habida cuenta de que para que prospere el hermano lince ha de proveérsele de conejos a manta y para que subsistan las águilas es preciso ofrecerles en gastronómico holocausto su diaria razón de culebras. Sobre los osos se ha hablado mucho este tiempo atrás, incluyendo cierta polémica entre los propios ecologistas provocada por el presunto fracaso de cierto plan de fomento de esa especie en nuestras montañas cántabras, pero donde la polémica ha cobrado fuerza decisiva ha sido al otro lado de la muga, en los departamentos de Garona, Altos Pirineos y Ariége, es decir, en el llamado “país del oso” no porque los haya en abundancia sino precisamente porque no los hay y sus nostálgicos pretenden introducirlo no sin violenta oposición de los ganaderos que encuentran a menudo a sus ovejas despanzurradas por esa manía caprichosa que tiene el plantígrado en cuestión a zamparse el hígado, el corazón y la ubre desechando caprichosamente el resto de su presa. En pueblos como Arbas, por ejemplo, las lanzas están el alto entre un bando que defiende la introducción de osos eslovenos y otro que se opone a ese expediente en defensa de sus ganados. ¿Habrá algo más inocente que el hermano oso? Bueno, eso pregúntenselo ustedes a esos “fermiers” que andan ya importando a su vez perros especializados y electrificando sus lindes para contener la futura invasión. Nunca llueve a gusto de todos, ni siquiera de los osos.

xxxxx

Que se lo pregunten si no a ese cazador chinito al que el hermano oso –esta vez en legítima defensa, hay que reconocerlo– le ha arrancado de un zarpazo la mejilla, la nariz y el labio que, compadecidos del adefesio resultante, han debido reimplantarle con mucha paciencia y gratis total los manitas del hospital de Xi’an. Los granjeros franceses ponen si énfasis, no obstante, en cuestionar la demanda animalista, convencidos de que el ecologismo es una moda urbanita incapaz tanto de comprender el genuino conservacionismo campestre como de aceptar la realidad de unos irreversibles cambios en el paisaje que, por otra parte, hay que estar ciegos para no ver. Hay poblados nórdicos en los que los osos merodean cada noche a sus anchas alimentándose como “clochards” del excedente humano habitualmente despilfarrado en los contenedores de basura, lo cual será muy pintoresco pero no deja de implicar riesgos evidentes. Con una ingenuidad colosal decía estos días uno de esos granjeros cabreados que carece de sentido favorecer unas especies para beneficiar a otras y remataba la faena diciendo que también se han extinguido las víboras en el Bois de Boulogne y nadie piensa en reintroducirlas. Ése no sabe que aquí –por ejemplo, en la Pata del Caballo y poco antes de que se quemara en el pavoroso incendio onubense de hace dos veranos—sí que se repueblan de culebras y víboras, “sembrándolas” desde helicópteros, montes y jarales, siempre, claro está, bajo la presunción de inocencia que Boadella niega a los irracionales. Claro que también se le ha negado esa virtud a la propia mujer. Hace nada y menos, Schopenhauer gastaba todavía bromas a ese respecto.

135 Comentarios

  1. A los “ecos” se les debe mucho, pero lleva razón gm cuando los señala como urbanitas y poco realistas. Es muy importante esta batalla, y hay en ella gente muy buena (en España quizá no de tanta altura como por ahí), perpo es necesario que, junto al apoyo general, haya críticas como ésta que, sin complejos ni “corrección política”, les diga cosas tan prudentes.

  2. Si yo no spuiera que es verdad lo de las víboras de la Pata del Caballo me indignaría. Como sé que es cierto, me alegro que, al manos en este espacio provado, alguien recuerde a esta Administración lo tonta que es y de qué manera se deja embaucar por los ecologistas con tal de aprovecharlos electoralmente y de utilizarlos para “legitimar” sus barbaridades, como las que está consintiendo en la Costa.

  3. No me olvido de una vez en que escuché a jagm en Onda Cero decirle a Luis del Olmo que él se sentía taurino, y lo era, sin dejar de reconocer la dureza (creo recordar que empleó la expresión “barbarie” y “crueldad”)del espectáculo. Dijo también que él “no veía” lo mismo que ve quien no está acostumbrado, y alguien ha descalificado por ahí este tipo de reconocimientos como si fueran fariseos o dobles, cuando no es así, porque lo que hacen es manifestar una contradicción ni mejor ni pero que las que tenemos los demás: todos. ¿No hay gente que disfruta con el boxeo, no hay quien enloquece con el rugbby salvaje, no hay “full contact” (lucha a urete en la que vale todo) en barrios de las grandes ciudades como Nueva York o París? En un restaurant de polinésico ví a unos comensales comeindo los sesos de un nomito al que sobre la marcha trepabana el camarero. ¡Pero si hay quien acepta y acude a ver (millones) el corte de la mano ladrona, la lapidación de la adúltera o la ejecución de un reo? ¿Nos vamos a extrañar de lo que ocurre en la Plaza? Creo que el equilibrado es jagm no sus críticos. ue por otra parte, se ve que no tienen mucho donde agarrarse para hacerle daño, al menos en este corralito.

  4. Es estupenda la reflexión soibre la no-inocencia animal. Habría tal vez que ampliarla a la no-inocencia humana que, en muchos casos, (como en el de la Santra Infancia) es mera “construcción”. Lleva mucha razón este Juez, sobre todo en lo último (yo no soy “aficionado”), y creo que, como GM, hay demasiada “gente de espíritu”, como diría un francés del CNRS, que va a los toros “a pesar” de los pesares. Pienso en Michel Leiris, en el Montherlant del que hablaba hace poco GM, en tantos otros. No haga caso, Jefe. Usted a lo suyo. Incluso en la Maestranza. Por cierto, ¿y los “Belmontes” taurinos, no los hay este año?

  5. Y si se introducen los osos, y prosperan, y se reproducen, y crecen, y crecen, y crecen, y hasta hubiera que hacer algún descaste, ¿no se apuntará Juanito el Fratricida a una cacería que le quede más cerquita y pondrá la piel como alfombra para que retoce en ella la Niña? Juas, juas…

  6. Rodeado de taurófilos en mi niñez andaluza, pude zafarme de su influencia estética y cultural, tras interiorizar,- como muchas otras influencias alienantes de la educación recibida-, su irracionalidad, estúpida crueldad, y pérdida de la dignidad humana. Pero sobre todo por su estética burguesa y clasista.

    Como animal solo lo uso para alimento cuando está a la venta en el mercado.

    Deseo que la “Fiesta” desaparezca de muerte natural.

  7. Suerte la de doña Gerturdix, cambiar los toros por las torres humanas, el atraso atávico por la civilización más ‘in’. Seguro que le encanta los caganets, esa muestra de refinamiento espiritual. Hay que reconocerle a los charnegos su coherencia extrema: no se dejan escapar una. Menos mal que nos queda Boadella. ¿A quién? A la gente normal de este país de acomplejados.

  8. El otro día ya se despachó otra Epi lo suyo sobre la llamada fiesta nacional, ¿a que duele, doña Gertru lo de nacional?, pero me temo que voy a insistir en la cosa: que no todo coso es el del Baratillo, donde los becerros con traje y sombrero se moderan muchito, que hay demasiadas plazas donde se oyen las crudelísimas indicaciones del apoderado al piquero, donde se infringen las ya de por sí bárbaras normas que debieran cumplirse, donde se oye maldecir a los de luces, jo, de luces, al toro, donde se huele el miedo de esos subalternos pasados de años y kilos que cumplen muy por debajo de mínimos su tarea servilona para ganarse ese jornal que les ahorra subirse al andamio o agacharse sobre la besana.

    Y, mírenlo con la suficiente distancia, el vestido de torear es de un ridículo violento, esos culitos ceñidos por la taleguilla con el paquetón de algodón haciendo el doble juego de proteger y simular unos atributos que deben andar reducidos en esos momentos a la mínima expresión. Únicamente la chaquetilla goza de una estética que se valoraría m´s si no diera la sensación de acartonamiento y se aliviara de tanto oro. Entre las sayas, mantos y tocas de las dolorosas y el derroche de recamados de los señoritos millonarios, a una se le va una arcada y se le viene otra en esta Andalucía de primavera. Y empreñada no estoy, lo aseguro. Aunque quizás… no sé, no sé…si hay algún médico que conteste: ¿podría algún espermatozoide haber sobrevivido un par de décadas aquí en mis interiores y darle un día a mis chuchurríos ovarios por hacer una gracia?

  9. A caballo del argumento de “la no inocencia animal”, Patrón , se ha quedado a un milímetro de justificar el despeñamiento de cabras.
    Yo también al leerlo, he sentido nauseas.

  10. Yo también viví muchoas años en Barcelona, doña Charnega, y por eso sé de la enorme “afición” a los toros que allí ha habido hasta que ocmenzó a pesar la máquina de intimidación nacionalista. Es una cuestión simbólica, por tanto, no le de más vueltas inútiles, que Pujol, que era más listo que ustedes (y seguro que más mangante también, aunque eso empieza a estar en duda) supo tratar con tacto. A doña Epi le recuerdo dos cosas. La una, que la Fiesta es, en efecto, dura, amanerada y lo que quiera, pero que ahí está, indiferente a las críticas de toda la vida, incluyendo las papales. La otra, que si es verdad que al banderillero que mató el toro en Valencia, y que era albañil, le pagaban aquella tarde por su trabajo ‘extra’ unas cien mil pesetas, también lo es que hay mucho redimido que se ha hecho millonario con los toros. Todo tiene sus riesgos, doña Epitáurica, incluyendo al policía, al médico, al profesor, al…

  11. Modérese Trebonio, que se le sale la bilis y, lo que es peor, hay que ver lo mal que escribe: se le entiende poco y mal. Lo ciega a usted lo que lo ciega, claro. Pero ya puestos añadiré al ejemplo de la cabra del campanario –puro Umbral– el de los niños que mató el GAL “por error”, el del anciano raptado con consentimiento de un ministerio del Goberno, y tantos otros, por supuesto, que ustec no necesita que nadie le recuerde.

  12. Por supuesto, Magnicida, olvidaba que las víctimas son el pasado: lo dice ZP, qué más queremos.

  13. Es triste que siempre se derive hacia el partidismo y el rencor, inlcuos cuando hay temas tan graciosos como el de hoy, y tan bien expuestos. Esta nación está ya partida en dos por abajo y en diecisiete por arriba. En cuanto a lo de la cabra, caramba, menos mal que al ocurrente no se le entiende nada.

  14. Pingback: dogsfunny
  15. Pingback: auto insurance law
  16. Pingback: free+cum boobs
  17. Pingback: bonfanti+moneta
  18. Pingback: screensaver
  19. Pingback: incense
  20. Pingback: vidio
  21. Pingback: amazon+monkeys
  22. Pingback: rover
  23. Pingback: barber+chair sex
  24. Pingback: velocita
  25. Pingback: teen xxx
  26. Pingback: kledi
  27. Pingback: collantpisciare
  28. Pingback: iomega
  29. Pingback: mm
  30. Pingback: jurgita+tvarish
  31. Pingback: ddx8
  32. Pingback: bigmuscle com
  33. Pingback: blog
  34. Pingback: wnemtv
  35. Pingback: islanda
  36. Pingback: toy-story 3 pics
  37. Pingback: star blazers theme
  38. Pingback: norma duval
  39. Pingback: custom work gloves
  40. Pingback: skechers sandal
  41. Pingback: vfc
  42. Pingback: icona-xp
  43. Pingback: sam ybarra
  44. Pingback: jutsu handsigns
  45. Pingback: retro and vintage
  46. Pingback: facesitting
  47. Pingback: rca on line
  48. Pingback: giardinoriservato
  49. Pingback: default
  50. Pingback: cobra-148 gtl
  51. Pingback: offertaregali como
  52. Pingback: motore usato bmw
  53. Pingback: viene-fratello
  54. Pingback: ragazzo+treviglio
  55. Pingback: finalfantasy xii
  56. Pingback: papka16
  57. Pingback: piscina bra
  58. Pingback: acquisto
  59. Pingback: testi+e accordo
  60. Pingback: accordo
  61. Pingback: papka12
  62. Pingback: accordo+canzoni
  63. Pingback: accordo canzone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.