El actor Antonio Banderas suscribió ayer en Doñana el Pacto Andaluz por el Lince Ibérico, iniciativa que cuenta con numerosos apoyos. Gran proyecto, no cabe duda, intención preciosa como cualquier otra conservacionista y respetuosa con la Madre Naturaleza. Sólo un pero: los expertos calculan que cada ejemplar vivo en estos momentos nos ha costado 20 millones, 20, de pesetas y eso, en tiempos en que Cáritas se desvive para dar de comer y sacar de penas a miles de ciudadanos empobrecidos aún más por la crisis, merece siquiera una reflexión. Sería cosa de que, imitando a Medio Ambiente, Bienestar Social movilizara sus recursos a favor de esta otra especie sin protección que es el hombre de la mano tendida. Ya veríamos después cuántos famosos se apuntaban a esa iniciativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.