Son graves las cuentas que echa por IU el diputado Antonio Romero, segñu n las cuales la Junta de Andalucía se habría embolsado, entre 1995 y 2006, nada menos que 630 millones de euros en concepto de derechos derivados de las trasmisiones de viviendas ilegales en Marbella. Gran denuncia, tremenda porque no deja margen a la Junta para alegar inocencia si no que la acorrala ante la evidencia de que dejó hacer mientras le convino, ella sabrá por qué, incluso dejando aparte el elocuente “caso Montaner”. Ahora bien, por qué ahora, en qué ha estado pensando IU durante todos esos años, acaso no ha tenido noticia de lo denunciado hasta este momento preelectoral? Preguntas con respuesta implícita, por supuesto, dirigidas como van a la fuerza parlamentaria que ha permitido a esa Junta irse de rosistas eludiendo todas y cada una de las iniciativas de comisión investigadora en la Cámara. Este Romero es el mismo que hacía de defensa escoba en aquellas ocasiones. Que se haya cambiado de camiseta lo explica sobradamente la necesidad electoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.