No cesan los “casos” esta temporada. Antier mismo nos enteramos del desenlace de uno que resulta desconcertante: el que pone fin a la interminable saga del mangazo de KIO con la muy aceptable condena de cinco años de prisión a Javier de la Rosa y de uno a Manuel Prados Colón de Carvajal, por haberse apropiado, según los jueces, de 50.000 millones de las olvidadas pesetas. No está mal: 10.000 millones por año, o sea, casi 27 y medio por día para uno, y ni merece la pena hacer la cuenta para el otro. Un proceso incómodo, qué duda cabe, por la íntima relación entre el segundo de los condenados con el Jefe del Estado –que, en su día, también convidó a comer en Palacio al otro—lo que ha dado pábulo a innumerables conjeturas nada edificantes, incluyendo la de quienes han apuntado (y disparado) contra el Rey sin mayores miramientos y las que, sin duda posible, habrán de dispararse ahora desde las trincheras en las que se sostiene, ignoro con qué fundamento, que el segundo condenado podría haber mantenido con el monarca relaciones peligrosas. Mal asunto, sin duda resuelto con habilidad. El de Marbella, en cambio, va de mal en peor, en especial tras el segundo ‘round’ de la “Operación Malaya” que ha mandado al calabozo directamente a otro pelotón de implicados, algunos de especial significación social y económica, aunque crezca la sensación de que precisamente estas durezas demuestran que hay mucha más basura debajo de la alfombra. Démosle tiempo al juez y ya veremos qué ocurre. Pero de momento, resulta evidente que la estrategia del Gobierno de presentar como excepcional y extravagante un caso en el que, en su día, apareció implicado en delito de cohecho el propio PSOE de Andalucía, y que compromete a algunos de los empresarios mayúsculos de la región –de uno de los cuales ha llegado a decirse que era, de hecho, el “auténtico alcalde de Córdoba”–, cae estrepitosamente por su base. Esos que se rasgan las vestiduras cuando oyen decir que la corrupción está “generalizada” van a ir enmudeciendo poco a poco o, quien sabe, acaso más de prisa de lo previsto. Gil no era el único elefante en esa cacharrería.

xxxxx

Por supuesto que la corrupción no es privativa de España. Se ha postulado incluso que, en realidad, su difusión demuestra que es un mal congénito del sistema capitalista (la que se daba en el ámbito soviético, aunque igualmente despreciable, era bien distinta) y hasta se ha sugerido (algún premio Nobel, no se lo pierdan) que tal vez funcione como una suerte de lubricante en el engranaje del mercado libre. Ahora bien, casos como los mencionados sugieren que esta democracia tiene en su entraña una grave falla que no excluye ningún nivel sino que a todos los implica de manera que una cierta ‘omertá’ acabe gobernando internamente el tinglado. ¿Puede sobrevivir una monarquía parlamentaria bajo sospechas tan incómodas como las que proyecta el caso Prado? ¿Con qué autoridad se presenta como saneadora en Marbella una Junta cuyo partido tuvo con Gil los tratos de cohecho que quedaron probados ante el juez? ¿Y un partido a cuyo Gobierno debemos que Gil escapara a la cárcel (indulto González/Belloch) y continuara en la vida política, sin duda con la misión de competir en su comarca con el PP? ¿Cómo superará el empresariado un escándalo que implica a varios de sus más fulgurantes mascarones de proa? Pocas veces ha estado tan baja la moral pública, en raras ocasiones habrá murmurado con tanta razón este castigado pueblo como en esta coyuntura que cuenta los días por “casos” y los “casos” por escándalos. No hay, probablemente, situaciones tan espectaculares como la descubierta en Marbella, vale, pero muchos otros casos se han encargado de probar que la connivencia entre el Poder político y el financiero es un hecho consumado. Chaves tendría que empezar explicando el “caso Montaner” antes de aparecerse en Marbella tardíamente como el ángel exterminador.

17 Comentarios

  1. Alto y claro: más no se puede. Verdaderamente el “caso Montaner” plantea ahora una paradoja: que hay quien irá a la cárcel por hacer lo mismo que hizo la consejería que fuera, según Gil demostró, en efecto. Y eso es aberrante, aunque tenga su explicación procesal: el presunto (?) delito había prescrito cuando fue denunciado. Gil no era tonto. Los que estaríamos locos seríamos nosostros si pretendiéramos imponer una Justicia desigual.

  2. Siempre haciendo amigos, don José. El trallazo final a Chaves se lo han apuntado a usted en la libreta roja, no lo dude. Pero hay poca gente que tenga redaños para decir estas cosas con tanta naturalidad. Me encantan sus columnas sobre lobos y osos, abejas y hormigas, pero cuando se “rebaja” a la realidad peatonal y mete el bisturí, he de agradecrle el valor cívico que demuestra.

  3. Ole por la mano izquierda, en todos los sentidos, ole por el palo a lo más alto propinado con la estaca más baja. Un escándalo, esa es la única conclusión. ¿Será posible que la benignidad con el que dicen que fue incluso testaferro del Rey le haya valido un trato suave? El título, guante blanco, resume mejor que nada este escándalo. Y las cuentas que hace el patróin, definitivas. Por ese dinero, me apunto yo al trullo, ¡¡¡AHORA MISMO!!. Y me imagino que todo el blog. (Bueno, acaso menos el cura de pueblo, a quien supongo por encima del bien y del mal).

  4. Lo que usted es capaz de decir negro sobre blanco no lo dice nadie, salvo quizá su amigo Jesús Cacho. ¿Saben ustedes que se la juegan, señores? Yo tengo una edad que me permite verlo todo de lejos, y por eso es posible que aprecia tanto el valor de su tarea como el peligro que corre. Esté seguro de que hay muchos amigois como yo que hoy han leído conteniendo la respiración ese artículo suyo tan bien trabado y tan bien escrito.

  5. No sé con qué pruebas insinñua lo que insinúa usted, pero no dudo, porque lo conozco y sigo hace mucho, de que sabrá lo que dice. ¡Qué vergüenza, señores! ¡Un año o cinco de cárcel por 50.000 millones! Le agradezco el comentarilo que la mayoría de sus compañeros pasará por alto, como es natural y habitual en este país asustado ante el tabú de la monarquía.

  6. Se pone el Jefe, seguramente de forma inconsciente, algo de puntillas al tratar la relación del monarca con el “Manco”. Ya hace tiempo que guardo entre los pocos libros que voy conservando el de García Abad, “La soledad del rey” de la Esfera. Basta mirar el índice onomástico para ver la cantidad de entradas del tatatarataranieto(?) del almirante.

    Pero son especialmente sabrosas siete páginas, siete, de la 256 a la 262. Ahí se explican con pelos y señales los líos que ya se traía el entonces príncipe de España con su “hermano” el príncipe Fahd, óle ahí los demócratas, mediando el Manco en los enjuagues. El préstamo de los cien millones de dólares y las angustias de Marivent cuando se presentó el cobrador del frac con chilaba. Para miccionar y no expulsar gutícula.

    El de la sola mano no va a ir al trullo. Palabra de rey. Otra cosa es el capullo del J.R. al que le queda mortadela que tragar. Servidora, como millones de españolas, hubiéramos votado a “otro jefe del Estado” en las siguientes elecciones tras descubrirse chanchullos semejantes de ser posible semejante quimera, oh, lá, lá. Aquí el personal mira al techo y silba. Qué bien.

  7. Doña Epirrepública va cargada de razón. “Le premier que fut roi, fut un bandit hereux”, escribió uno. No sé por qué no iba a serlo el último, que de suerte anda enorme, eso no se le puede negar al ciudadano Borbón, el que dijo que Franco “era un segundo padre para él”. Arte.

  8. Otra demostración de sometimiento de la Justicia, otra prueba de que la democracia está rompiéndose por ese flanco de la separación de poderes que nos enseñaron en la Facultad. El número de los 50.000 millones, en el cxontexto que tan oportunamente recuerda doña Epi (que, por cierto, olvida el libro de Cacho, no menos tremendo), sulminan el programa de este circo. Se decía en dictadura: “En la España de Franco– quien no roba– es que está manco”. ¡Infelices, qué jóvene éramos y qué poco mundo habíamos visto! Pero Marbella se encargará de taparle las vergüenzas al Jefe del Estado, esta vez, no se preocupen los monárquicos.

  9. Permítanme incorporarme, que llevo meses siguiéndolos diariamente. Me gusta doña Epi, me quito el seomnbrero ante la informacióin y el sentido común de don Griyo (que me parece a mí que es el mismo Pepe Smith, ¿me equivoco?, que ahora escribe menos), doña Clara que lo es y mucho, don Saint Germain, los manguitos, el Rector y demás.
    Si salto hoy es impulsada por el resorte republicano, que lo llevo dentro y bien tenso, aunque repudie la estrategia actual de acoso a los Príncipes de Asturias, que me parece de lo más cutre y desagradable. Parecen maulets de mierda, y los repúblicos, como aquí suele decirse y dice también gm, somos gente seria y fina, no se crean.

  10. Sé que el Jefe no contesta por principio (y le alabo el gesto), pero, porfa, diga algo, comente la aparición de Carrillo en la Uni de Sevilla, el lobo predicando a los corderos, lo que faltaba.

  11. Me gustaría ser parlamentario por un día para poder decir a salvo lo que muchos pensamos y nadie dice: que en esta Cueva de alí Babá no se salva, por supuesto, ni Alí Babá. Ya doña Epi ha recordado lo del préstamo y el cobrador del frac en Miravent, pero habría que decir que el Jefe del Estado ha tardado en hacer su actual (dicen) gran fortuna más o menos el mismo tiempo que el encarcelado Sandokán.

  12. “El negocio de la libertad” del capitán Cacho contaba la película también, pero más en relación con el de Tui, el que pagaba la clínica de Navarra, qué pena de hijo, y sobre todo granizando el fuego sobre el señor del gran poder. Servidora lo tenía más olvidado, cierto, pero lo he rescatado del módulo de las serpientes, una vertical de mi biblioteca a la que cada vez acudo menos. Y es que el deficit de estrógenos más la vida regalada de una jubileta, amiga del moyate y del buen comercio, me tienen el estómago delicado. Hay demasiadas cosas que me hacen vomitar y procuro evitarlas.

  13. Todo (charnego impertinente...vocero republicano harto de príncipes y monárquicos cutres.)

    ¿Pero qué esperabáis de una monarquía heredera del franquismo?
    ¡ Vamo anda ! Ya he escrito en este blog que mientras sigan los tabúes de:

    La herencia del Duque de Hernani
    El destino de cientos de millones de € de la ONCE
    El monopolio de la distribución de los productos farmacéuticos.
    La expropiación de Rumasa
    La creación de tribunales especiales como la Aud. Nazional

    Lo de hoy es el chocolate del loro.

  14. Bienvenido “Uno nuevo”, adelante y hable sin miedo, que aquí se puede. Pero algunos prefiriríamos que usara ni “nick”, ¿no se dice así?, para hacer juego. También parece nuevo don Funcionairo PDL” (nota para no iniciados: nombarado a dedo), pero ambos llevan buen pie en el blog. Y hay que decirlo, con respeto máximo: no le entiendo don Charnego Etcétera. Hoy, por ejemplo, temo que haya un anacoluto en su notita. En fin, el caso es pasar el rato en buenas compañías.

  15. Tremendo lo que sugiere la columna: en Marbella hay pringaos que irán a la cárcel por haber hecho lo mismo que hizo el PSOE-A en el “caso Montaner”: un delito de cohecho. Denle unas cuantas vueltas y verán como está jistificado mi tremendismo.

  16. Que la Monarquía Cosntitucional que tenemos es saludable lo demuestra el nivel democrático que hay en España, y desde luego lo ilimitado del derecho de expresión. ¿Cómo si no, un puñado de francotiradores como ustedes podrían señalra al Rey de España como vienen haciéndolo todo el día sin que Alguien les pare los pies?

  17. Ojo, jefe, que los mosqueteros atacan. Qué más querrán que el respeto con que la columna trata el tema. Total y final: que no tienen arreglo. Ni los “manárquicos” ni los “guerracivilistas”. Usted me entiende.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.