El petróleo está subiendo por las nubes. Ha pasado ya cotas que ni alcanzó en la vieja crisis que lleva su nombre (tan impropiamente, según el maestro Ernst Mandel), y sigue al alza cada día con una excusa, porque es conocida la habilidad mercantil de sus marchantes. Si Dios no lo remedia (Alá sería lo suyo) puede que esta carrera a ciegas nos lleve a otra coyuntura dramática, con el precio del dinero embalado y las alegres y confiadas hipotecas de los buenos tiempos convertidas en pesados fardos. Todo esto podemos leerlo en cualquier periódico serio de por ahí o de por acá, pero rara vez encontraremos en esos papeles el dato del millón: quién se lucra con esta escalada, a donde van a parar los billones que genera la calculada estrategia de esta guerra financiera. Hombre, sabemos que quienes se inflan son los grandes productores, desde los sátrapas de los emiratos al gorila venezolano, pero nadie pone sobre esa inquietante i el punto contundente. Hablemos de Nigeria, por ejemplo. Hace tiempo que recojo datos sobre esa ruina de país, que colecciono informes, que retengo lo que han dicho los organismos de la ONU encargados del hambre, del trabajo o de la santa infancia, sin contar con que no son raras las noticias que produce una realidad tan llamativa: la de un país inmensamente rico que vive en la más execrable miseria. Unos datos. Nigeria tiene petróleo suficiente para abastecer el consumo japonés durante un cuarto de siglo, pero ese oro negro, descubierto no hace más que cincuenta años, no ha sido nunca de las etnias locales sino de los explotadores extranjeros –yanquis, británicos, italianos—que desde los años 60 practican el más feroz neocolonialismo en connivencia con la oligarquía local. El cuento de siempre, pues. Los nigerianos viven con apenas un dólar al día, carecen de trabajo y subsisten, en buena medida, robando lo que es suyo, esto es, el crudo, da las cañerías que discurren por debajo de las calles de sus ciudades. Carecen de electricidad, de agua, de atención médica a la sombra amenazante de la guerra, a pesar de que el beneficio de su riqueza se calcula en 20.000 millones de dólares anuales. Un loco pintoresco, el “Robin Hood” del delta del Níger, juega con las policías coloniales al gato y al ratón pero la gente se muere a chorros. La exponencial subida del beneficio (del precio) del crudo ni se ha notado en medio de esa ruina. El neoliberalismo difiere poco de sus ancestros.

xxxxx

El hombre blanco es generoso con el Tercer Mundo. Cuando Wojtila recorrió lo países de esta zona recomendó a las hambreadas turbas mucha paciencia y más castidad. La ONU ha optado hace poco por retirarle incluso la ayuda a uno de esos países en tanto no se garantice la honestidad de las mismas oligarquías a las que el neocolonialismo (o sea, los grandes de la ONU) ha enseñado a abrir cuentas secretas en Suiza, y en su día hasta se decretó el embargo de la fabulosa fortuna secreta de Mobutu. Pero ¿quién se está llevando la fortuna que supone la actual remontada del precio del crudo nigeriano, pongo por caso, mientras sus dueños realengos no tienen que comer? Tres, cinco, siete compañías, qué más da, entidades bien conocidas y respetadas, defendidas en los ‘lobbies’ de nuestras democracias cuando llega el caso, indiferentes explotadoras de una humanidad inmensamente rica opero desposeída por la violencia de la historia. Entenderán mejor todo este responso si cierran los ojos para ver a los niños esqueléticos y comidos de moscas que se han multiplicado desde la guerra de Biafra hasta hoy, pero a lo mejor no hace falta el sentimentalismo. Tiren la raya y hagan la cuenta, simplemente: una nación de magnates que vive con un dólar diario por cabeza: ¿hay quien crea que a eso hay derecho? La ONU, las Iglesias, las ONGs, los ‘lobbies’, la Bolsa, los mercenarios, ¡qué montaje tan sólido! Pensar que con el pelotazo de un semestre se arreglaban aquellas gurumías le pone a uno la sangre de pie. Por lo menos a mí.

6 Comentarios

  1. ¿Por qué cree que el precio del petróleo condiciona la crisis en vez de decir que no es más que un ninstrumento calculado del Sistema (el G8, los otrso, los de más allá) para maximizar beneficios? Citando a Mandel parece mentira que se le escape esa verdad como un puño.

  2. No conozco Nogeria pero sí otros países, y me sorprende la claridad con que el autor decribe la situación de África. Es justo todo como él dice. Procuraré enterarme mejor de lo de Nigeria, que me parece doloroso por los datos que acabo de leer. Nosotros decíamos allá, “como esto no lo arregle Dios por su cuenta, no hay quien lo arregle”. Lo que ha llevado a muchos a preguntrarse ¿Qué estamos haceindo aquí?

  3. Hacemos una asociación mental inconsciente y asimilamos petróleo con babuchas o gorilas. El Anfitrión nos pone ante los ojos a Nigeria -Níger es aún más pobre- y yo sugiero Rusia, donde hay mucho petróleo y mucha hambre. No todo el crudo es orégano. El Maestro una vez más lo clava. “…los explotadores extranjeros –yanquis, británicos, italianos—que desde los años 60 practican el más feroz neocolonialismo en connivencia con la oligarquía local…”

    Como mi apellido no es tan conocido como el del Anfitrión me permito escribir: British Petroleum, Exxon Mobil, Chevron, Shell… y cómo no, nuestra ínclita Repsol, trufada hoy de betún argentino -saludos cordiales, mi doña Mendocina, déjese caer por aquí- más otras que ahora no recuerde.

    Cuando se publican las listas -no sé si Forbes o algo así- de los multimilmillonarios, de sus mansiones, de sus barcos de oro, de lo que gastan en sus fiestas de superlujo, en el capricho de suites de hotel permanentmente reservadas… y cosas así, a servidora le dan naúseas durante varios días. Es como cuando estás en una terraza tomándote una cañita con una tapa y se te acerca el sidoso y con su mano ennegrecida y su ropa mugrienta te pide para un bocadillo. Ya te ha amargado la caña y pueden creer que alguna vez me he levantado sin apurar lo que quedaba en la mesita.

    Si es inmenso el abismo entre mi humilde solaz y el desgraciado al que le niego la moneda, pongan en un platillo de la balanza al negrito comido de moscas -probablememte también sidoso- y en el otro al que le trituran el bogavante salvaje con tenacilla de oro. A una a veces le dan ganas de comprarse la Magnum y liarse a tiros.

  4. No hace mucho escuché en radio (Onda Cero) una conversación entre Carlos Herrera y José María Arenzana, en el que este exponía un tema que me consta que le preocupa come es el del tema del Club Bildelberg, una reunión privada (y opaca) de gente muy poderosa (y no sólo rica) del planeta, en la que participan como se sabe desde Kofi Annan al antiguo director de El País o Esperanza Aguirre. Decía que de lo poco que ha trascendido, por filtraciones, de la última reunión de Mayo, está el hecho de que el petróleo tiene que seguir subiendo hasta los 150 dólares. No es extraño, es una materia finita cada vez más demandada desde que amplias capas de la población se están asomando a un consumo que antes nos habíamos reservado (en particular las de China e India, pero no sólo). Hace falta concentrar capital para afrontar los gastos de una necesaria transformación en los sistemas productores de energía y, lógicamente, las empresas dedicadas a ese negocio se encuentran en condiciones óptimas para encabezar el cambio (y afirmar, de paso, su poder). Todos tenemos que contribuir a esa concentración de capital, pero mejor que sigamos sin saber que lo hacemos.
    Otro tema, sin embargo relacionado como es fácil deducir, es el que plantea hoy nuestro anfitrión, más preocupado por los temas de la justicia distributiva, con una exposición que estimo impecable. Y este tipo de revoluciones, como apunta Epi…, ser resuelve más bien con la Magnum. Por lo menos esos pienso, porque, como me decía un comandante en 1976, hay algo que se sabe desde los hititas: que quien tiene la sartén por el mango no la suelta si no se la quitan.

  5. Mi don Chic hace varias dianas. Una, que sí, que esa mafia del dinero, el Club “Bild…eso” es más poderosa que aquella masonería que tanto juego le dio al general y que no da una puntada sin hilo. Otra, que, atisbándose en el horizonte indicios de que la energía pueda obtenerse de otras fuentes ya se cuidarán muy mucho de tenerlas controladas antes de que broten. Y la tercera es que tal vez no la mágnum, pero sí muchos AK 47 están en el ajo. Otra cosa será que el pulso ricos/pobres terminarán ganándolo -¿y cuándo no es vigilia?- los del bogavante.

    Alguna vez me puse un poco borde con usía, mi don Genaro. Disculpe a esta vieja algo zumbada. Un casto beso.

  6. Me apunto a manifestarme por “una guerra preventiva”, encabezada por los hermanos mellizos EE.UU. y G. B. y la U.E., o por lo menos una fuerza de ocupación de la O.N.U. (lo malo es el VETO) mientras se resolviera este genocidio.

    Pero, claro, eso no es salvar al mundo según el primer gobierno de él, eso sería inmiscuirse en un gobierno soberano (de soberano tienen todos lo del sombrero del coñac) que tiene que resolver sus propios problemas (cuando terminen con su población yá no tendrán ninguno).

    Salvar al mundo, según EE.UU. y sus compinches, es invadir países donde, según él, existen arsenales peligrosos para la humanidad en manos de sátrapas que, como no están normales, pueden utilizarlos locamente (pero ¿quién habrá dicho que Buch está cuerdo? y ¿nadie dice nada con todo el arsenal y armada que tiene?, ¡SABIENDO QUE YA NOS HA DEMOSTRADO DE SOBRA QUE ESTA FUERZA LA USA LOCAMENTE!

    Pero siempre con una condición: ESTOS PAÍSES TIENEN QUE TENER UNOS INTERESES BASTANTES SUCULENTOS PARA ÉL, ¡FALTARÍA MÁS!

    Por Dios, por Alá, por Zeus y por mi madre que me parió, ¡QUE HAGAN ALGO HONESTO Y DESINTERESADO ALGUNA VEZ POR ESTE GENOCIDIO SIN BALAS QUE SE ESTÁ COMETIENDO EN EL MUNDO MUNDIAL!

    Lo siento Macio o mació, o como te llames, pero no he podido contenerme. Y llevas razón, no he leído ningún comentario a este artículo de J.A.G.M. antes de escribir el mío, nunca lo suelo hacer. Cuando acabo sí. Y después si tengo que decir algo más, pues lo hago, ¿vale?. Pues todos contentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.