Es curioso el escaso eco que fuera de Andalucía está teniendo el escándalo del “fondo de reptiles” comparado, por ejemplo, con el “caso Gurtel”. Y sin embargo, todo indica que el asunto ha sobrepasado ya los límites del escándalo local para constituir una auténtica bomba bajo la línea de flotación de un PSOE que parece que resulta que ha estado gobernando años y años a base de manejar la pasta pública al margen de Ley, con el beneplácito de los mandamases. Hasta siete consejerías sostiene la Oposición que han venido funcionando con “fondos opacos”, como si el Interventor no existiera y la Ley fuera papel mojado. En buena lógica, lo suyo sería acelerar el desenlace de este montaje, lo más alejado posible de las elecciones autonómicas. Porque si así acaba ocurriendo, malo, pero si no ocurre así, peor que peor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.