Cuando ardieron los montes en Huelva y Sevilla, Chaves no se dignó interrumpir sus vacaciones de 40 días 40 por la brumosa Galicia; en cambio cuando el submarino atómico ‘Tyreless’ atracó averiado en Gibraltar, allá que se fue con su pancarta a presidir la manifestación contra el Gobierno legítimo pero, ay, “no amigo” de esta nación de naciones. Tampoco ha bajado a Algeciras Chaves para ver de cerca el alcance de esa tragedia anunciada que ha sido el vertido de fuel, ni para improvisar al menos un paripé de “voluntarios” o exigir responsabilidades a un Gobierno al que Algeciras culpa sin ambages del suceso. Chaves es un especialista en ausencias que se atiene a la regla más simple, a saber, la de no aparecer por allí donde lo que aguarden no sean vítores amigos y ramos de flores, convencido de que todo– la ceniza de los quemados o la injuria del chapapote, la ruina de los campurrianos o el pan de los costeños– se olvida con el tiempo. Por eso no porta por la costa destrozada como no portó por los montes destruidos. Otra cosa sería si gobernara el rival.

1 Comentario

  1. Y no solo no se dignó a personarse durante el incendio sino que, según tengo entendido (lástima que no pueda documentar esto, aunque no por ello me lo callo), cuando por fin decidió acudir a Berrocal repartiendo, como todos sabemos, subvenciones a diestra y siniestra con la magnificencia de un rey mago, se aseguró “previamente” de que un grupo de incondicionales le hubiesen limpiado las calles de vecinos indeseables que pudieran lanzarle improperios o deleitarle con una improvisada tomatina. En cualquier caso y, por aquello de atar bien los cabos, también estaban advertidos los medios de complicidad (perdón, de comunicación), para que no se hiciensen eco de esa otra posible cara del evento. Y quien no lo crea, vaya; vaya a Berrocal y allí pregunte. Como se suele decir en Italia: “Porca miseria”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.