Como el presente no es un “Gobierno amigo” de la Junta, las energías autonómicas se concentran en oponerse a su tarea por sistema. Hasta una docena de recurso de inconstitucionalidad llevaba planteados el cogobierno cuando ayer se presentó otro sobre la reforma de la Administración Local, lo mismo a propósito de la porfiada Lomce que en materia de energías renovables, reformas sanitarias, gasto público en Educación, horarios y rebajas comerciales, tasas judiciales, ley de Costas o de unidad de mercado. Da lo mismo, porque el caso es oponerse, meter el palo entre los radios a la bici del Gobierno, no dejarlo gobernar en la medida de lo posible. La Junta es una oposición más que un gobierno cuando no son los suyos los que están en el poder.

1 Comentario

  1. Tienen experiencia: ya lo hicieron durante los ocho años de la aznaridad.

    ¿Y JMMoreno, de qué se ríe tanto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.