Gran lección, estupendo aviso para navegante, el trágala que le han dado a la ministra Narbona, reo/a de haber denunciado lo que es un escandaloso secreto a voces: que la política de la Junta en la Costa –ahí está el lío de El Algarrobico, ahí el montaje de Costa Doñana, ahí el frenado macroproyecto de Punta Umbría, ahí el laberinto sin papeles de Chiclana, ahí Marbella—durante todos estos años ha sido nefasta. ¿Discrepar en el seno del partido paradigma de la democracia interna? ¡Y un jamón, señora ministra, incluso con chorreras, como en este caso! La declaración del portavoz de la Junta, ese logóforo inefable, en el sentido de que Chaves acoge “como normal” las excusas de la ministra del Gobierno son de para troncharse, el sometimiento de la ministra, de traca, y la soberbia de Chaves, proverbial. Bastante tenía él ya con ponerse de rodillas ante Maragall. Igual Narbona se ha creído que todo el monte era orégano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.