Poco le ha durado el espejo de doña Susana a su rival. Sánchez no ha tardado ni un día en filtrar desde su pretorio el fin del susanato, sumiendo al “partido andaluz” en su enésima y catastrófica crisis. ¡Son implacables, oigan, a la hora de comer! El PSOE que abrió al camino a la hegemonía de la izquierda en los años 80, ha ido superando crisis tras crisis hasta la ruina final, y en adelante habrá que hacer bolillos “a la italiana” para gobernar el cortijo. Ahí tienen a Ciudadanos postulándose como gobierno regenerador con el apoyo de… los mismos a los que hace media hora tildaba de corruptos. Y a estos contándonos incansables el cuento del pastor y el lobo, como si fuéramos unos pardillos. Saldremos adelante, ya lo verán. Cuatro gatos no han de poder con el león de Hércules.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.