Lo que nos quedaba por ver era una ex-presidenta de la Junta esquivando una citación parlamentaria con el ridículo argumento de que la Cámara no es un lugar de trabajo. ¡Oiga, que lo que se va a investigar es lo del saqueo de la Faffe incluidos los gastos prostibularios, y el conocimiento fiable de ese asunto no duden que interesa mucho al pueblo soberano! Hace falta rostro pétreo para alegar semejante nimiedad y es precisa poca autoridad parlamentaria para no devolverle la ocurrencia a vuelta de correo. Vale que el momento chirría con los intereses electorales del partido implicado, pero vaya por lo bien que le viene, a cambio, el retraso deliberado de la sentencia de los ERE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.