La obcecación de Valderas y los suyos ante el pacto legítimo que ha instituido en Bollillos un gobierno municipal pactado entre IU y PP va a traer cola. De momento, el diputado autonómico por Jaén, Francisco Cabrero, que disputará a Valderas su puesto actual, pone por delante –como prueba de arbitrariedad y falta de democracia interna—lo ocurrido en el pueblo onubense y la reacción del partido, de paso que le recuerda a Valderas que la alianza con el PP no es nada que él no conozca desde los tiempos de la llamada “pinza”. Como ocurriera en Valverde, pero con peor resultado, el intento por dirigir la militancia desde arriba le va a salir caro a una IU que no pasa ya en la provincia sino como acólito del PSOE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.