Sorpresa para los convencidos del ocaso de doña Susana: sus mesnadas han conseguido, frente a Madrid, mantener a los seis presidentes de Diputación susanitas, incluido el de Huelva a pesar de estar siendo investigado en un enredo que no pinta nada bien. Un enroque significativo –un éxito en definitiva— que, sin embargo, no tiene asegurada su duración en un ajuste de cuentas que parece lejos de haber acabado con este final feliz. No hay más que escuchar a las cabezas parlantes del sanchismo –que son varias y bien situadas— sugerir el relevo de esos mandamases y augurar un inquieto futuro a los confirmados. En los cismas andaluces del PSOE siempre han rodado cabezas. Sería raro que en esta ocasión se fueran de rositas quienes han osado desafiar a cara de perro al “centralismo democrático”. ¿Los ciudadanos? Eso es lo de menos: a ellos no se les espera al menos en cuatro años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.