Nos vienen engañando desde hace la tira, pero hasta ahora no lo había certificado la Justicia: los datos con que la Junta maquilla las “listas de espera” están ajustados en falso para ocultar el fracaso de la asistencia del sistema público de salud. Y resulta que eso no es delito –los jueces sabrán—ni merece otra reprobación que la que cada cual tenga a bien hacerle desde su fuero íntimo. ¿En cuántas otras cosas más nos estarán engañando y con qué derecho? Que los andaluces consideren a los políticos como su tercer gran problema se explica con estos argumentos lamentables. ¿No tendrá nada que decir Griñán ante semejante palo del TSJA? Malamente podrá en ese caso pedir respeto a un pueblo al que se le tiene tan poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.