En el museo de la Catedral Católica Romana de Viena va a estar abierta desde ahora hasta septiembre una exposición titulada “Héroes, Santos y Goleadores celestiales” con la que se pretende contribuir al entendimiento del fútbol como un fenómeno superior que ha trascendido sobradamente el nivel lúdico para constituirse en un auténtico fenómeno espiritual. La muestra incluye centenar y medio de objetos pertenecientes a jugadores famosos — “héroes”—tales como el chándal de Kaká que rezaba “Pertenezco a Jesús” como el emblema del Rapid consistente en tres cruces y la leyenda “Sé inmortal, pasando por el repertorio de la ‘Iglesia Maradoniana’, que celebra la Navidad el 30 de Noviembre y tiene por lema “difundir por todo el mundo los milagros” de su titular. Hay una bufanda del Milan que lleva grabada una expresión de sugestión bíblica: “Dios creo el fútbol un domingo y se lo dio al Milan diciéndole ‘Ve por el mundo y enséñalo’ ”. La ‘afición’ es trasmutada de este modo en ‘fe’, una fe sustitutoria –al decir de la comisaria encargada del evento— de valores perdidos en este mundo desacralizado, como el hogar y la familia, nada menos, y que viene a hacer de la hinchada la parroquia secular y moderna que ha sustituido a la religiosa y tradicional. ¡La caraba! Hasta ha habido un párroco que ha dicho que aunque tampoco sea cosa de tomar al fútbol por una “religión  suplente” (noten la coherencia jergal), sí que es “una de las pocas expresiones de fidelidad que quedan” en este perro mundo, y eso, como comprenderán, bien merece un campeonato. Medio mundo ha extraviado la olla, como pueden comprobar, y el otro medio está en ello.

                                                                 xxxxx

Un estudioso francés, a quien he citado otras veces, Patrick Mignon, sostuvo hace tiempo (“La passion du football”, 1998) que el fútbol tiene por efecto, y quién sabe si por misión, resolver a su modo las tensiones propias de las sociedades modernas democratizadas, es decir las suscitadas por el conflicto entre igualdad de derechos y desigualdad de hecho. En otras palabras, un poco lo que las religiones en general y el cristianismo europeo en particular han venido aportando al proceso civilizatorio a través de los últimos veinte siglos, sin contar con lo que la pasión competitiva ha supuesto como sucedáneo incruento de la guerra y otras violencias no regladas. Para nosotros los españoles, en todo  caso, este tipo de extrapolaciones audaces no constituyen una novedad completa, pues estamos hechos a la imagen de esos “héroes” y “goleadores celestiales” ofreciendo sus trofeos a la patrona celeste, sea ésta la Pilarica o la Virgen de los Reyes, la Almudena o la Moreneta. Y si ése es el efecto religioso que produce la euforia balompédica, ya ven la que la misma ha provocado en el patriotismo hispano, al conseguir en tres partidos victoriosos buena parte del terreno perdido por la debilidad cómplice del Estado en el pleito secesionista. Una tanda de penaltis une más a una nación que una crisis económica, hay que reconocerlo, y un tanto en el último segundo de la prórroga incomparablemente más que un Estatuto y seguro que también más que una Constitución. Maradona es Dios, en el peor de los casos un profeta, para un país como el suyo, desmoralizado bajo la férula eterna del peronismo, la garra de la dictadura, la derrota de las Malvinas y las ducas negras del corralito, pero la realidad es que el sentimiento futbolero arrasa un poco por todas partes, más acaso en los países de mayor tradición cultural y en no pocas ocasiones expresado en manifestaciones difícilmente discernibles de la espiritualidad. Hubo un bético que llevaba cada domingo al campo la urna con las cenizas de su padre. Si me permiten la paráfrasis física, yo diría que la espiritualidad no se crea ni se destruye, sólo se transforma. Estos días lo estamos comprobando hasta la saciedad.

19 Comentarios

  1. Me apresuro a decir que no salgo de mi asombro aunque me he divertido como pocas veces leyendo la columna. ¿No suele decir usted, como el Guerra, que “hay gente pa to”? Pues aplique el cuento.

  2. Si no me lo cuenta usted no lo creo. ¿Adónde va a llegar este mundo majareta? Lo de Maradona es fantástico, peor muy argentino, ahora buine, que en Viena se presten a esas payasadas es ya otro rollo, mucho más lamentable.

  3. Sociata, pareces carajote, no se entiende la indirecta/directa, fuera del deseo de (intentar) insultar al amigo gm, azote de los paniaguados como muchos de ustedes.
    —–
    Lo de Viena, espectacular. La columna, graciosísima. La observación del autor que cita, espléndida.

  4. El hombre necesita un ideal, respira sublimando, igual da el objeto de su culto. Es carne de pasión, animal fascinado. El fútbol es un sucedáneo de muchas cosas, como bien dice jagm, entre ellas, es la forma actual del patriotismo.

  5. (Esperando para hoy los 42 grados…)
    Muy bonito, interesante, increíble. Una pregunta: ¿cómo lo consiente la Catedral en su Museo? Sería interesante aclarar este punto.
    (Echo de menos a doña Ofidia, a don Griyo y a Isaiah Berlin).

  6. Esta sí que es una “guerra de las banderas”. El patriotismo recuperado por un balón, ¡fantástico! No tienen más que ver las reacciones antiespañolas de los separatistas avscos y catalanes, diciendo que prefieren que gane Rusia o Turquía antes que España. Van a provocar que los muchos barçistas que hay en este país acaben odiando todo lo catalán.

  7. Una pildorilla, un pequeño trago, pequeño, ¿eh? y el soniquete del loro en el oído me dejan roque en poco más de diez minutos un rato después de sobrevolar los tejados en mi escoba.. Hace una o dos noches, en esos diez minutos -¿o ha sido de madrugada, en un despertar y volver a dormir?- he escuchado a dos lumbreras, una del PENEuve y otra no sé si de Ciuuuuu…plaf! o de la Ezquerra, que estos sí que son tontos del orificio, decir que uno prefería que ganara Rusia y el otro Noséquien.

    Desde luego no la selección española, a quienes unos cuantos vainas han rebautizado ‘la roja’. ¡Y azul, mis cuates, y azul! Como no suelo ver el furgo en la tele, no sé si siguen llevando las vueltas de las medias con la rojigualda. Mucho decir que vieron los penaltis, dieciséis millones. Yo pertenezco a los restantes TREINTA millones que no los vieron.

    Que ya que sus selecciones no podían ganar. Supongo que el primero se referiría a un seleccionado del Bilbo, de la –jo, no me atrevo a poner Real-, bueno de los de Donosti, más dos o tres del Indautxu, ¿sigue existiendo?, alguno del Mondragón y un par de suplentes del Barakaldo. (Yo les daba la independencia solo para que se montaran su propia liga. Y que los silbatos del árbitro sonaran en batúa).

    En el otro paisito, el del rincón junto a Andorra, irían varios negritos de Barça, dos o tres figuras del Español, con Ñ de coño, el portero de Vilanova y la Geltrú y para que no hubiera discriminación sexista, dos o tres mariposones del Sitges. (Ya sé, ya sé que me van a decir homófoba. Pero buee). También estaría encantada de seguir los domingos por la noche los resultados de esas ligas extranjeras. (Y reírme de los taquillazos de cuando jugara el Manresa contra el Badalona, o el Solsona con el Reus, el Basauri contra el Amurrio o el Andoain con el Markina. Juas, juass ).

    A mi don Capellán, creo que no es necesario recordarle que la frase era del Guerra auténtico, el filósofo torero, que el otro, el hijo del señor que fabricaba armamento para el ejército franquista, no tenía alcance para tanto. Lo suyo era hacer morisquetas en los mítines. Y ya ni eso.

    (Un saludo, mi don Córdoba. Pero doña Ofidia se ha retirado a un convento de las RR. MM. Reparadoras (de chapa y pintura). Lo suyo es la contemplación y el recogimiento. No obstante ha dejado como miembra del casinillo a esta su humilde servidora).

    Un beso y una besa a todas y a todos.

  8. ¡¡Qué!! ? Seguimos acosándolos aún mas hasta la extinción total?

    “Cultura El castellano predomina en el consumo cultural y mediático de los territorios de habla catalana
    Barcelona.- El castellano continúa siendo la lengua mayoritaria a la hora de consumir cultura y medios en los territorios de habla catalana, como demuestran los datos de la segunda encuesta sobre audiencias y consumos culturales del barómetro de la comunicación y la cultura. Entre los lectores de prensa diaria, el 74,4% opta por cabeceras en castellano, mientras que el 23,2% escoge periódicos mixtos y solo el 17% opta por diarios en catalán. Con respecto a la radio, la televisión, las revistas e Internet, el consumo en catalán sube un poco, especialmente en la red y la televisión, mientras que el caso más claro de dominio del castellano se encuentra en el cine, con un 95,2% de películas en castellano, frente a un 2,3% en catalán.”

  9. Ande, Abate, honre con su firma esa defensa de la lengua de todos, que usted, al fin y al cabo, es de por allá abajo, donde tan buen español se habló siempre, aunque crean otra cosa los que hablan “de oído”.

  10. Ya firmé yo también, pobre de mí, y me escandalizo de que se pretenda desde Eduacación, es decir, desde el Gobierno, convertir esta iniciativa tan plural en un pulso político. Otra cosa es que al Gobierno le quede poco marge, preso como va de sus compromisos con los catetos perseguidores da la lengua.

  11. No me explico por qué escriben hoy comentarios sobre la columna de ayer, tan interesante, pero no más divertida e inteligente que la de hoy. Son efectos de la conversa casinera, pero deberíamos introducir un mínimo orden y concierto en el casinillo.

  12. Lleva toda la razón, Berenice, sobre todo porque estamos dejando de lado un comentario tan curioso como el que inspira al anfi esa exposición insólita, una muestra más de la idiotez rampante que vive este mundo nuestro.

  13. Lo leo y (casi) no lo creo, amigos del blog, pero me he puesto a considerar lo que significan estas cosas y he tenido que cambiar de psotura (en el sillón). Esta gente está loca, aunque se entienda perfectamente el entusiasmo por la competición, que es tan viejo casi como la civilización. Lean a Píndaro y verán lo que era capaz de sentir un griego clásico por un atleta ganador. Aunque el fútbol moviliza otros resortes, en el sentido que la columna dice apoyándose en el autor francés.

  14. No dudo de que la mayoría de ustedes, quizá con alguan excepción para acompañar a doña Ofidia Perejila, verá con mayor o menor tensión el partido contra Rusia. Esos comentarios que han hecho los bobos de los separatistas eran de esperar, por otra parte y vienen a confirmar la capacidad de movilización social (es decir, política) del deporte de competición. Más valen estas guerras incruentas y estas ordalías reguladas que lo que ustedes saben.

  15. Tanto me alegré de que perdiera Francia para que no nos dieran la tabarra con el futbol dichoso, pero estoy encantada que haya ganado España, mi España de siempre.
    Lo otro, todo lo otro es de locura, pero ya sabíamaos que los hombres son así. (Cuando digo hombres quiero decir hombres y hembras, yo la primera)
    Besos a todos, y sobre todo a doña Perejilla la bien hallada.

  16. 00:32
    Hemos ganado y es posible que ganemos el campeonato, pero esto tampoco arregla la crisis que el gobierno no sabe o no quiere.

    Acuérdense de la millonada que el dictador Videla pagó en el 78 a una de las grandes consultoras mundiales para sacar rendimiento político de la victoria de la selección argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.