IU se devana la sesera cavilando sobre cómo hacerse con la vara municipal de Ayamonte. No sabe si montar un “tripartito” a la moda con PA y PP o guisárselo a solas con el PSOE. Ella sabrá lo que hace, como ya lo sabe el PA, víctima de sus pactos con el PSOE que ha pagado sus facturas, pero de paso, también lo ha fagocitado tras la experiencia. En el caso de Ayamonte –como antes en el de Valverde– lo llamativo es que, de la noche a la mañana, el enemigo a batir se vuelva amigo íntimo y socio de gobierno, pues sabido es que la coalición lleva al menos un par de legislaturas poniendo a caer de un burro al gobierno municipal del PSOE en aquel pueblo. ¿Qué pasa, que ya no hay talante exclusivista, que ya no resultan alarmantes las urbanizaciones hasta antier denunciadas? Como en Valverde, insistimos, donde el actual vicealcalde salió e3n su día del salón  de plenos con las costillas rotas por llamar fascista a quien ahora lo mantiene y aúpa. O como siempre que tienen ocasión de exhibir esta falta absoluta de formalidad del criterio que está haciendo de esta política le puerto de Arrebatacapas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.