Cuando discutimos sobre el increíble enredo en que se halla inmersa la política española solemos olvidarnos de algo tan sencillo y obvio como es el declive de la “clase política”. Tenemos hoy en nuestro Parlamento y el resto de nuestras instituciones, el peor plantel de personajes políticos no sólo de la democracia sino tal vez de nuestra historia, un hecho que tiene fácil comprobación con un simple repaso a la información gráfica que nos demuestra lo insondable de nuestra crisis indumentaria. Hemos pasado, casi sin darnos cuenta, de la cartera a la mochila, de la formalidad en el vestir a la funcionalidad más ramplona, de los viejos currículos apretados de títulos a esos historiales que caben en un papel de fumar y sobra sitio, y eso es algo que va a pagar España, no ya a lo largo de una legislatura casi imposible, sino ya, de entrada, cuando se constituyan una instituciones ocupadas por paracaidistas ocasionales procedentes de la agitación callejera o de la astucia mediática. Nunca hemos dispuesto de un elenco tan desastrado e inexperto como el que ha salido de las últimas elecciones generales que será, por lo demás, el que habrá de enfrentarse, más tarde o más temprano, a la exigente política que nos impone la crisis y la pertenencia a la Unión Europea. Y no es que uno eche de menos a los Romanones de chaqué y chistera, sino que un somero conocimiento de lo que es la política y la Administración nos avisa del riesgo de un informalismo que más que expresar novedades anuncia un más que probable descalabro.
Nuestra democracia ha heredado de la Dictadura que la precedió la idea de que la política práctica puede depositarse en manos de cualquiera con tal de que el beneficiado mantenga lealtad a su fautor. Ha bajado el nivel de formación de nuestros cuerpos funcionariales, multiplicados en las autonomías, y ahora, además, se ha abierto la puerta a la calle para que penetren en el “sancta santorum” los más bullangueros de la chirigota, que no suelen ser, normalmente, los mejor formados ni tienen por qué ser los más inteligentes y capaces, y ello en el peor momento histórico que ha vivido España en régimen de libertades. Aseguran los expertos que el descenso del paro no ha sido espectacular en diciembre a causa de la incertidumbre de los inversores que reclaman ante todo, como es natural, una seguridad jurídica que el cuadro que acabo de describir dificulta sin duda. Jamás ha alcanzado la política española un fondo tan abismado.

7 Comentarios

  1. Las imágenes y el espectáculo que estamos viendo estos días confirman esta tesis tan pesimista de don ja. Un país entero se pregunta si, caso de ser nombrado Vicepresidente o ministro, el tal Iglesias se cortará la coleta: hasta dónde hemos llegado!

  2. Gobierne quien gobierne, el espectáculo del San Hyeronimus Grand Cirkus Matritensis incluirá monos saltarines, perritos amaestrados, la increíble mujer peluda con trenzas en las piernas, roderas de sudor concéntricas y fechadas en camisetas y, cómo no, chanclas playeras.

    Si hay piscina en el senado bien podrían abrirse unos baños públicos y una policía de policía e higiene en el llamado congreso –¿dónde carallo está la tecla mayús?– que impidiera el paso a sobacos cantarines y cremitas grises, dudosas y malolientes en los espacios interdigitales de los pinreles. (Ustedes perdonen, aunque dudo de que haya lectores de estas mis escatologías.)

  3. ¡Buen año nos depare el Cielo, queridos amigos! O al menos, un año divertido, en que podamos reírnos de nuestra propia desgracia. Todo eso pasará, no lo duden, y ya verán qué poco tiempo tardan los “emergentes” en convertirse en políticos-políticos de toda la vida, cartera, visa y comidas en el reservado.
    Por cierto, don Epi, no dude que tiene lectores, muchos.

  4. No hay más que ver la pinta de los “nuevos” y el desconcierto de los “de siempre”. Aquí se va a ver una capea de las sonadas. Ya lo veremos.

  5. Queridos contertulios,
    no tengo tiempo ultimamente ni para leer cada dia a don Josean, pero desde luego estoy por completo ajena a lo que pasa en el mundo. De cuando en cuando saca la cabeza y lo que veo hace que rapido la vuelvo a meter. Parece ser que las cosas en España, en mi querida y hidalga España , van mal…Pero van mal en Franci

  6. sigo… Van mal en Alemania etc etc… No desesperemos y entre tanto que todos ustedes pasen un año con salud y esperanza.
    Besos a todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.