Ante el acuerdo alcanzado entre el PP e IU para tratar de oponerse o, al menos, conseguir que Chaves y el PSOE aclaren su postura frente al agresivo proyecto petrolero que atravesará nueve territorios protegidos en la provincia de Huelva, vuelve la metáfora de “la pinza” a la griega que, en tiempos, consiguió uno de los pocos periodos de relativo equilibrio en esta desnivelada autonomía. Protesta el “aparato” onubense, en efecto, diciendo que denunciará contundentemente esa “pinza” entre PP e IU, como si en los Ayuntamientos de Sevilla, Jaén o Córdoba no fuera una “pinza” con la propia IU lo que permite al PSOE gobernar ahora mismo, o como si el apoyo de la coalición no hubiera salvado a Chaves en repetidas ocasiones de ser investigado en el Parlamento sobre asuntos bien vidriosos. La “pinza” como el “transfugazo” lo practica cada cual a su turno, pero resulta escandaloso que sea precisamente el PSOE el que trate de deslegitimar ese tipo de acuerdos de los que tanto tiempo lleva aprovechándose.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.