De ser cierto el recuento que se hace de los partidos concurrentes en los comicios del 19-J resultaría que Juanma Moreno habrá de enfrentarse a 20 rivales: todos contra uno, como en la precursora ficción de Etiènne de la Boétie. Bien es verdad también que, en este primer debatillo, el menú se agotaba en el “nada con sifón” aparte de las previsibles pullas y reproches asaeteando a ese san Sebastián centrista que supo morderse lengua. Lo que quedó más claro en el somnífero fue el irreparable desastre de las Izquierdas –¡once formaciones en total!– y la general coincidencia en una demagogia que, menos mal, se neutralizaba a sí misma en el fragor del navajeo. Mucho ruido y ni una nuez. Y lo peor es que, según dicen, nunca segundas partes fueron buenas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.