Pies de plomo en el PSOE a la hora de organizar el Congreso Extraordinario. Para empezar, tras un  lema banal, no se oculta que la operación es personal e intransferible ya que no se trata de otra cosa que de provocar el relevo de Chaves por Griñán. Por eso hablan de “el congreso de Pepe” y por eso han sentado de antemano que no habrá más listas que las del “aparato”, de modo que las eventuales alternativas pasan al congelador junto con cualquier pretensión de democracia interna. Con las cosas de comer no se juega: doctrina Chaves. A veces Dios castiga sin palo ni piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.